Autopistas, caras, inseguras y de mala calidad

Comparte

Redacción

Pagar peajes o cuotas altísimas en México no garantiza vías de comunicación de calidad, tampoco carreteras seguras, por el contrario, el mal estado en el que se encuentran dificulta el libre tránsito de personas y el traslado de mercancías al interior del país, señaló la senadora María Graciela Gaitán Díaz.

La legisladora del PVEM presentó un punto de acuerdo para solicitar a los titulares de la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes; de la Dirección General de Conservación de Carreteras; y al de Caminos y Puentes Federales, un informe sobre el estado actual y las condiciones de las carreteras de cuota.

Graciela Gaitán pidió que se realicen las obras necesarias para el mantenimiento de las vías de comunicación, a fin de que estén en óptimas condiciones para el tránsito correspondiente, “sobre todo si se considera que las sumas de dinero que se obtienen con motivo del respectivo cobro son multimillonarias”.

De acuerdo con información del Observatorio Nacional Ciudadano, las autopistas en nuestro país constituyen un problema en cuanto a las cantidades que se cobran, dado que afectan directamente el bolsillo de las y los mexicanos.

Lo cual implica, de alguna manera, dijo la senadora, que el libre tránsito de personas y turistas se restrinja sin justificación alguna, y que sólo sea accesible únicamente para aquellos que cuentan con los recursos económicos suficientes para pagar las cuotas de peaje, prácticamente las más caras del mundo.

En la propuesta, que se turnó a la Comisión de Comunicaciones y Transportes, Gaitán Díaz aseveró que en el país hay alrededor de mil 200 casetas de cobro y en cada una de ellas se pagan altas cuotas para transportar mercancías, llegar al trabajo, al hogar o algún destino turístico.

Sin embargo, de acuerdo con información de medios de comunicación, así como de testimonios de personas usuarias, la mayoría de las carreteras se encuentran en malas condiciones, lo que representa un peligro para la vida e integridad física de conductores y de sus acompañantes.

Lo anterior, agregó, es importante debido a que un gran porcentaje de los siniestros se ocasionan por factores relacionados con las malas condiciones de las vías de comunicación.

María Graciela Gaitán afirmó que el mal estado de las autopistas dificulta el acceso a distintos destinos; incrementa el consumo de combustible hasta en 34 por ciento; y disminuye la vida útil de los vehículos hasta en 25 por ciento.

Además de que se incrementan hasta 34 por ciento, las emisiones de gases de efecto invernadero, con sus consecuentes problemas medioambientales y riesgos para la salud.


Comparte