Sufren violencia laboral 36 de cada 100 trabajadores

Comparte

Redacción

La diputada Marisol García Segura (Morena) suscribió una iniciativa de reforma a la Ley Federal del Trabajo para prevenir cualquier tipo de violencia laboral.

Puntualizó que el objetivo es implementar y fomentar planes y programas que respeten los derechos humanos laborales y la perspectiva de género para prevenir cualquier tipo de discriminación, hostigamiento y acoso sexual.

García Segura expresó en un comunicado que el derecho humano al trabajo y al empleo digno en México aún no es una realidad para todas y todos, principalmente por la existencia de centros de trabajo que solapan comportamientos denostables.

Recordó que, de acuerdo con la Suprema Corte de Justicia, la violencia laboral puede clasificarse en horizontal, cuando se realiza con compañeros de trabajo con la misma jerarquía organizacional; vertical, cuando ocurre por un superior jerárquico de la víctima; o bien el menos común, cuando el hostigamiento laboral se realiza con quienes ocupan puestos alternos, subalternos con el jefe victimizado.

“La violencia laboral son los actos agresivos contra las personas trabajadoras como conductas de maltrato físico, verbal, hostigamiento, acoso y otros referidos a actos de discriminación y desigualdad laboral como baja retribución económica, restricción en el acceso a los servicios de salud y a otros programas de apoyo social”, explicó.

Lamentó que en la actualidad este tipo de violencia aqueja a 36 por ciento de las personas trabajadoras en el país, de acuerdo con el estudio Prevalencia de Violencia Psicológica y Acoso Laboral en trabajadores de Iberoamérica, publicado por la Universidad de Guadalajara.

Manifestó que esto pone en evidencia que la violencia laboral es un cáncer silencioso, presente casi en la tercera parte de los centros de trabajo del sector privado y público en México.

Señaló, además, que 36 por ciento de las personas mexicanas afectadas por violencia psicológica en su entorno laboral comentan que las situaciones de acoso más comunes son la exclusión de reuniones de trabajo, toma de decisiones, ataques sobre la reputación de la persona y percepción de castigos mayores respecto a los compañeros de trabajo, situación que se agrava para las mujeres.

“Por eso, el objetivo de esta iniciativa es reformar el artículo 3o. de la Ley Federal del Trabajo para que sea una obligación de los empleadores implementar y fomentar planes y programas que respeten los derechos humanos laborales”, declaró.

Asimismo, propuso modificaciones al artículo 132 de la misma ley para prevenir en los centros de trabajo cualquier tipo de discriminación, “con especial atención al hostigamiento y acoso con perspectiva de género”.

“Estoy consciente que garantizar espacios de trabajo sanos es tarea de todas y de todos, por eso planteo que sean los empleadores los primeros que pongan ese fin al ciclo de violencia, acoso y discriminación que por años ha caracterizado nuestra cultura laboral”, dijo.


Comparte