Alto a los ataques en Soteapan: Antorcha

Comparte

Aquiles Montaño Brito *

Desde que el Movimiento Antorchista se deslindó del ayuntamiento de San Pedro Soteapan en mayo pasado, debido a que detectamos posibles actos de corrupción y porque uno de los cabezas se enorgullecía de sus contactos con el crimen, en el municipio se desataron varias agresiones contra nosotros. El acuerdo de deslindarnos del ayuntamiento de Rafael Hernández se votó en una reunión masiva pública a la que asistieron todos los antorchistas de Soteapan, en la que ellos opinaron, y en la que estuvo presente el Comité Estatal de nuestra organización. Estos hechos encolerizaron a esa gente y ahora pretenden expulsar a nuestra organización del municipio, usando para ello la violencia y poniendo en riesgo la vida e integridad de los antorchistas y de sus líderes Minerva Salcedo y Samuel Aguirre.
La prensa veracruzana reportó hace unos días lo siguiente: La tarde del jueves 1º de septiembre, un convoy de la Fuerza Civil interceptó y detuvo la camioneta en la que viajaba el presidente municipal de San Pedro Soteapan, el señor Rafael Hernández. Cuando intentaron revisarla, el alcalde y su numeroso séquito de guaruras lo impidieron por la fuerza. El alcalde se identificó y los dejaron ir. Por la noche del mismo día, la Fuerza Civil se presentó en la cabecera municipal porque un ciudadano reportó el robo de una camioneta Ford-350, misma que se encontraba estacionada en una calle y bajo el resguardo del jefe de escoltas del alcalde de Soteapan, Bernardo Cervantes Rodríguez, por encargo de Ramiro Bautista Ramírez, esposo de la actual síndica municipal, que es constructor. De acuerdo con los reportes de noticias, “gente al servicio de Ramiro Bautista y de Jairo Salazar retuvieron a los elementos de la Fuerza Civil para impedir que se llevaran la Ford-350”, después, en el “forcejeo tanto la policía estatal como la municipal hicieron disparos y resultaron tres personas heridas, entre ellas, uno de los guardias del presidente municipal que pretendía desarmar a un policía estatal”.
El problema no se frenó. De acuerdo con un artículo publicado por Samuel Aguirre en el portal gobernantes.com, el problema se agravó: después del pleito, “estos individuos hicieron llamados a la población de Soteapan para que se reuniera y enfrentara a la policía [estatal], llamado que no tuvo eco, debido a que la ciudadanía de Soteapan sabía y sabe bien qué es lo que hay en el fondo de la acción de los camorristas y no se juntaron como acostumbran cuando ven que se comete una injusticia. Los que armaron la trifulca fueron unos cuantos, como se puede ver en los muchos videos que circularon en las redes sociales. Un poco más tarde llegaron cerca de 50 patrullas de diversas corporaciones policiacas que sitiaron el municipio de Soteapan y como a las 12 de la noche se retiraron y la calma volvió al municipio. Al siguiente día, el 2 de septiembre, el parque de maquinaria [de] Jairo Hiram Salazar para hacer obra pública en Soteapan desapareció por arte de magia del lugar en donde lo mantenía. Lo mismo sucedió con la maquinaria [de] Ramiro Bautista, que también se esfumó. A decir de los vecinos casi toda, si no es que toda, tiene reporte de robo. De ser cierta esta versión, así se explica la participación de Jairo y de Ramiro agitando a la gente para participar en la revuelta. Así se explica también la participación de Jairo Salazar (hijo), director de Obras Públicas, de los supervisores de obra y del personal del Ayuntamiento, que fue amenazado de que si no asistían a la refriega serían despedidos. En los videos se puede ver quiénes participaron en la retención de los elementos de la Fuerza Civil”.
Días después, en las redes sociales algunas cuentas que le sirven a los corruptos del municipio dicen que Antorcha es la culpable de que el alcalde y sus funcionarios estén siendo investigados por sus actos de corrupción, robo y otros delitos y que los antorchistas de Soteapan fueron quienes se enfrentaron contra la Fuerza Civil el 1º de septiembre por la noche. Los autores de ambas mentiras no razonan que realizar ambas cosas es completamente ilógico. Pero vamos por partes.
El Movimiento Antorchista en Veracruz ha denunciado en la prensa que, desde hace unos días, y bajo las órdenes de gente poderosa en la presidencia en sintonía con Daniel Aburto, un hombre que presume relaciones con el crimen, en Soteapan se ha desatado una campaña de agresiones contra los líderes, activistas y antorchistas del municipio. El mismo jueves 1º de septiembre, las autoridades del ejido de Soteapan, que fueron acompañados por la Fuerza Civil y gente del departamento jurídico de la Secretaría de Seguridad Pública que no se identificó, llegaron a las oficinas del Comité Municipal del Movimiento Antorchista para desalojar a quienes viven y trabajan ahí. Los antorchistas en el inmueble recibieron las agresiones, empujones e insultos, pero no se salieron, porque el inmueble es legalmente propiedad de la organización desde hace 22 años. Uno de los agresores antes de irse afirmó que regresarían para sacarlos a como diera lugar. El sábado 10 de septiembre, los antorchistas veracruzanos se enteraron de que el comisariado ejidal Santo Franco Duarte y su consejo de vigilancia acordaron el desalojo de las oficinas antorchistas, mediante el uso de la fuerza y la violencia, el domingo 11 de septiembre. Es claro que estas personas son gente al servicio de Daniel Aburto y de varios funcionarios del ayuntamiento. Mediante un comunicado de prensa, Antorcha exigió al Gobierno estatal y federal que impidan un acto de violencia contra un grupo de ciudadanos indefensos y que pongan un alto a las agresiones encabezadas por Daniel Aburto y sus secuaces.
¿Por qué investigan a los funcionarios de Soteapan? Hace unos días, el Comité Estatal de nuestra organización publicó un desplegado, del que retomo esto: Daniel Aburto, Jairo Salazar y Ramiro Bautista impulsaron a Rafael Hernández como candidato a la presidencia y lo hicieron presidente, mintiéndole a los antorchistas sobre su perfil y su proyecto de gobierno. Ahora queda claro que los antorchistas inconformes tenían razón, cuando decían que el objetivo de Daniel Aburto y su grupo era robarse los recursos del ayuntamiento a través de las empresas constructoras que estaban formando, utilizando a Rafael Hernández como títere. Cuando el Comité Estatal de Antorcha detectó el problema, decidimos no participar más en el gobierno y también acordamos expulsar a Daniel Aburto y a sus secuaces, que se habían infiltrado en nuestras filas. (…) El 5 de mayo el Movimiento Antorchista se deslindó públicamente del ayuntamiento de Soteapan, para evitar que se le involucrara en los malos manejos de los recursos del ayuntamiento. [Ahora sabemos que] Daniel Aburto es un impostor que no controla el alcohol y el consumo de estupefacientes, un abusador de mujeres, que maltrata a la gente haciendo alarde de que tiene protección de grupos delincuenciales”.
El domingo 8 de mayo pasado, el Regional Centro 2 de Antorcha, que agrupa a los estados de Puebla, Veracruz, Oaxaca, Guerrero y Tlaxcala, publicó un desplegado en el que sosteníamos que, ante nuestro deslinde del ayuntamiento, se preparaba ya una agresión violenta contra Antorcha: “Hace unos días se lanzó a través de las redes sociales la amenaza directa de que un grupo de “vecinos” (¿o será de malandros contratados?) tomará por la fuerza las oficinas del Movimiento Antorchista en Soteapan, muy conocidas por los pobladores porque son históricas, y esto lo interpretamos como una amenaza directa para agredir físicamente a los campesinos antorchistas de la zona y los líderes, entre los que se encuentra el Ing. Samuel Aguirre Ochoa y el Comité Estatal”. La denuncia, pues, no es nueva. ¡Y las agresiones tampoco!
Antorcha exige al Gobierno del estado, al secretario de Gobierno y a la Secretaría de Seguridad Pública que garanticen un clima de paz en Soteapan. Que impidan una acción violenta y los responsabilizamos de cualquier agresión física contra cualquier militante de nuestra organización. A los antorchistas los llamamos a cerrar filas, a ser valientes y estar listos para denunciar cualquier agresión. Recuerden que todos los antorchistas del país estamos con ustedes para defenderlos.

* Vocero del Movimiento Antorchista en Puebla


Comparte