Desde el café

Comparte

Lo sentimos, el número que marcó es la pura finta

Bernardo Gutiérrez Parra
Lo que comenzó como un rumor terminó tumbando de la Comisión de Vigilancia del Congreso local, al diputado de Morena Luis Arturo Santiago Martínez, que este mes dejó ese cargo. ¿El motivo? Hubo señalamientos de que pedía “moches” a los alcaldes para “limpiar” sus Cuentas Públicas y lo hacía en complicidad con miembros del Órgano de Fiscalización Superior (ORFIS).

Esto no es novedad, desde que se inventó el ORFIS no han faltado los sujetos con poder que ofrezcan sus “servicios” a alcaldes en apuros. Y han sobrado los que gustosos han soltado parte del botín con tal de librarse de todo mal, principalmente de la cárcel.

El asunto con Luis Arturo, es que al parecer se pasó de lanza con las cantidades que cobraba por hacer sus “limpias” y que lo bajan de la Comisión. Una vez abajo, dijo que lo que más aprecia en su vida es la honestidad y transparencia con que se ha dirigido siempre. Y nadie esperaba otra cosa, pero…

¿Le iniciarán un juicio de procedencia para desaforarlo y que responda a los señalamientos? Por Dios… Si se tratara de alguien de la oposición ya lo habrían botado. Pero nunca a un amigo, a un compañero de lucha, a un miembro distinguido de la 4T que seguirá en su curul y ahora con la Comisión de Protección Civil.

Su lugar en la Comisión de Vigilancia lo ocupa el diputado Rafael Gustavo Fararoni Magaña, un chavo que de seguro no tiene ni idea de dónde lo pusieron, pero es cercano a Juan Javier Gómez Cazarín y con eso todo está dicho.

¿Es honrado Fararoni? Eso sí quién sabe. Pero una vez instalado en el cargo subió a sus redes este mensaje: “Desde la Comisión Permanente de Vigilancia, quiero informarles que el Órgano de Fiscalización Superior del Estado tiene una línea telefónica para denunciar actos de corrupción y obras inconclusas por parte de los entes fiscalizables o desvío de recursos. Comunícate al 800 00 ORFIS y se dará seguimiento a tu denuncia”.

Ojalá me equivoque, pero auguro que ese número de teléfono servirá para dos cosas: para nada y para lo mismo.

Existe en este país una cantidad ilimitada de números donde un agraviado o agraviada puede marcar para denunciar todo tipo de atropellos, pero son la pura finta porque las quejas caen al vacío.

También hay infinidad de dependencias que se supone, sirven para proteger, apoyar y orientar. Una de ellas es la Fiscalía Especializada en Delitos Sexuales y Violencia Familiar. Y me gustaría saber qué ha hecho por las mujeres que han sido presuntamente acosadas, hostigadas y abusadas sexualmente por el secretario del Bienestar, Manuel Huerta Ladrón de Guevara.

También existe una Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción, otra Fiscalía Especializada en Delitos Cometidos por Servidores Públicos y otra más Especializada en… ufff, la lista de estos elefantes blancos es interminable.

Y el joven Fararoni Magaña le entró al jelengue con su numerito telefónico para que los incautos llamen, den a conocer su queja y ésta termine en el cesto de la basura.

Eso sí, no deja de ser lamentable que el ORFIS, que en alguna época fue considerado un ente honesto y confiable, esté siendo señalado de embarrarse con dinero sucio, producto del latrocinio de sujetos y sujetas a los que debería denunciar penalmente.

En efecto lector, es muy lamentable; mucho más que las indolentes Fiscalías Especializadas y aún más que el inútil número telefónico que instaló Fararoni.

Si en verdad Rafael Gustavo quiere actuar contra los malos alcaldes debe empezar ya. No miento al asegurar que de los 212 que gobiernan en la entidad, al menos 200 son corruptos y ladrones. Es decir, tela para cortar tienen de sobra el chavo y el ORFIS. Y sin necesidad de esperar a que alguien les eche un telefonazo.

Los docentes, parte de la transformación del país: Zenyazen

Al presidir los festejos patrios en la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV), su titular, Zenyazen Escobar García, expresó que estas fechas son para recordar a los personajes históricos que dieron libertad y las garantías que hoy se tienen. Además, las maestras y maestros son parte del cambio que quedará escrito en los libros del mañana, donde mujeres y hombres valientes derrocaron a un gobierno para la transformación social.

Con orgullo expresó: “La lucha que hoy implementó la Cuarta Transformación es para la mejora de todos los servicios de México y Veracruz”.

Ante autoridades invitadas entre las que estuvieron el secretario de Finanzas y Planeación, José Luis Lima Franco; la diputada local Eusebia Cortés Pérez; el maestro Atanasio García Durán; así como la base trabajadora, Zenyazen Escobar dirigió un emotivo mensaje donde lamentó el desfalco que hicieron anteriores gobiernos a las instituciones, entre ellas la SEV, por mil 500 millones de pesos correspondientes al seguro institucional.

“Los trabajadores de la educación mueren sin obtener algo que por derecho les corresponde, porque al maestro no le importa cuál sea el gobierno que esté en el poder: azules, rojos, vino, amarillo, el maestro cotiza quincena por quincena para su seguro institucional, al final de 30 años lo más justo es que reciba su dinero, son las cosas que nos duelen y al final luchamos día a día por transformar, que esas cosas no se vuelvan a repetir”, expresó.

También citó las malas condiciones en que encontró la SEV hace casi cuatro años, hoy es diferente, dijo, pues se lucha por esa transformación que día a día encabeza el gobernador Cuitláhuac García Jiménez.

bernardogup@hotmail.com


Comparte