Desde el café

Comparte

Un libro y un hackeo que pueden ser letales

Bernardo Gutiérrez Parra

Aún no sale a la venta y ya está armando un revuelo mediático el libro El Rey del cash cuya autora, Elena Chávez, fue pareja sentimental por 18 años de César Yáñez, quien de hombre de todas las confianzas de López Obrador, pasó a ocupar por más de tres años el rincón de los trebejos de Palacio Nacional a raíz de su suntuosa boda con una empresaria poblana. Boda que encolerizó al tabasqueño.

Prologado por la periodista Anabel Hernández el libro saldrá a la venta el 18 de octubre y quizá sea una remembranza de Lo negro del Negro Durazo escrito por José González González, jefe de escoltas de Arturo Durazo Moreno, del que se vendieron más de 4 millones de ejemplares. Tiraje inaudito en este país para un libro en los años 80.

“El rey del cash es una crónica nítida y sin concesiones a través de la cual se reconstruye la historia secreta política, personal y financiera de AMLO y su círculo más cercano, indispensable para entender el ADN del mandatario, de la llamada 4T y Morena”, dice Anabel.

Mientras que su autora, Elena Chávez manifiesta: “Mi propósito es evidenciar cómo el poder ha sido el gran amor y la obsesión de López Obrador, y cómo el odio y el resentimiento han sido el alimento que lo sostiene”.

Elena agrega: “Cuento aquí a detalle cómo los operadores del presidente consiguieron durante mucho tiempo miles de millones de pesos para cumplirle a su jefe, y de paso también se sirvieron con la cuchara grande. No busco denostar a ninguno de los personajes que aquí aparecen, sino tan solo romper el pacto de impunidad”.

Publicado en noviembre de 1983, Lo negro del Negro Durazo se convirtió en un bestseller casi de la noche a la mañana. Y por lo que se mira en las redes El Rey del cash no le irá a la zaga.

A pesar de que la temática es la misma, entre Lo negro del Negro y El Rey del cash hay diferencias sustanciales. José González denuncia arbitrariedades y abusos de toda laya de un ex jefe de policía, pero no toca para nada al presidente en turno José López Portillo, aun cuando lo menciona. Además, su libro se publicó un año después de que éste dejó la presidencia.

Elena Chávez en cambio, no sólo denuncia a funcionarios de la 4T sino a un presidente en funciones, pues lo hace cuando a López Obrador le falta un año y nueve meses para dejar el cargo.

¿Qué tanto le pegará a su discurso de honradez y anticorrupción con el que se ha manejado por más de 20 años? ¿Qué tanto debilitará a su gobierno? ¿Qué tanto repercutirá negativamente para Morena en las elecciones del 2024? Será cuestión de ver.

Este jueves el portal Latinus que dirige Carlos Loret, dio a conocer que un grupo de hackers autodenominado “Guacamaya” violó la seguridad digital de la Secretaría de la Defensa Nacional y logró el hackeo masivo de miles de documentos confidenciales, entre los que se revela que el 2 de enero de este año una ambulancia aérea trasladó al presidente López Obrador de su rancho en Palenque al Hospital Militar de la CDMX en “grave” estado de salud.

La noticia fue replicada por el diario El Universal que la tuvo como principal en su portal de noticias.

¿Cómo reaccionará ante esto el presidente? Lo digo porque el 16 de septiembre y desde el Zócalo capitalino calificó a Julian Assange (fundador de WikiLeaks desde donde dio a conocer miles de documentos secretos del gobierno de Estados Unidos), como “El Quijote de nuestro tiempo, de la libertad de expresión”.

¿Calificará igual a los guacamayos? Al final hicieron lo mismo que Assange.

Será el sereno lector, pero lo escrito por Elena Chávez y las filtraciones de la Guacamaya, son un libro y un hackeo que pueden ser letales.

¿Se le está acabando la suerte el presidente? Quién sabe. Pero de que se le están soltando anticipadamente los demonios de fin de sexenio y como de que se le quiere venir el cielo encima, eso que ni qué.

Deuda sostenible y a la baja: Lima Franco

Hace tres días, el martes 27, el titular de Finanzas en la entidad José Luis Lima Franco, escribió en sus redes: “La deuda en Veracruz hoy es sostenible y seguirá bajando. Hoy revisamos la evolución de la reducción de la deuda que nos heredaron los gobiernos pasados y que se encuentra en las cuentas de orden. El compromiso del gobernador Cuitláhuac García Jiménez, es continuar construyendo finanzas fuertes y dejar un precedente de buen manejo de los recursos”.

¿Qué son las cuentas de orden? Va un ejemplo con palitos y bolitas: Es el registro utilizado para contabilizar las transacciones que no afectan el activo, pasivo, capital y resultados de una entidad. Otro ejemplo más sencillo. Son los pasivos del gobierno que no afectan su patrimonio porque aún no están incluidos en el balance general, salvo que se determine pagarlos.

El gobierno de Cuitláhuac García ha ido pagando el dinero que mal invirtieron gobiernos anteriores (ya sea porque lo desviaron o simplemente porque se lo robaron), pero sin endeudar más al estado y sin hundir a los veracruzanos.

Y al frente de esa encomienda la labor de José Luis Lima Franco ha sido impecable.

bernardogup@hotmail.com


Comparte