Recorte al presupuesto de la UV viola la Constitución y es criminal: Raúl Arias

Comparte

 “Es evidente que existe miopía”, afirma el ex rector de la Universidad Veracruzana

Deseable, un papel más activo de la autoridad universitaria para defender el presupuesto, afirma

 

Luis Alberto Romero

Nunca un gobierno se había atrevido a tanto para recortar el presupuesto de las universidades públicas… El presidente –López Obrador– dice otra cosa pero miente completamente; están los datos: no sólo hay un recorte, sino la desaparición de programas importantes para las universidades públicas; además, menos recursos tanto para la investigación como para todas las instituciones de educación superior.

Habla Raúl Arias Lovillo, ex rector de la Universidad Veracruzana y presidente de la Organización Universitaria Interamericana  durante el periodo 2009-2011, se trata del organismo que integra al mayor número de universidades del continente americano.

Al abordar el contexto nacional de la política en materia de presupuesto a la educación superior el país, el doctor en Economía Internacional por la Universidad de Barcelona expuso que en los años recientes ha sido sistemático el recorte a las becas de estudiantes de postgrado en el extranjero; y “a los programas de formación y capacitación para impulsar sistemas híbridos de docencia en las universidades públicas que, como se sabe, recientemente, con la pandemia, tuvieron que improvisar, haciendo educación virtual, pero en la mayoría de ellas, sin la capacitación de los profesores”.

Agrega que los resultados de esa política han sido negativos; “el gobierno debería estar presente con una política pública y con un presupuesto destinado a la formación y capacitación”; pero los recursos no se etiquetan para esos fines.

Lamentó que a diferencia del pasado, no existe un programa para el mejoramiento de la calidad de las instituciones de educación superior, ni acciones para mejorar la infraestructura de las universidades.

 

Las universidades del Bienestar, un fraude

“El presidente miente porque quiere meter en ese presupuesto sus famosas universidades del Bienestar que, dicho con todo respeto, son un completo fraude para quien estudia, para las familias y para el país; los egresados de estas universidades no están capacitados para ejercer una profesión universitaria; y en todo caso, si van encontrando empleo es porque se les abren las puertas de los presupuestos, pero de manera ficticia; dígame qué empresas privadas u organismos serios están contratando a esos egresados”.

Miembro de la Academia Mexicana de Economía Política, Raúl Arias expone que se trata de un problema de concepción de lo que significa la educación superior: “para el gobierno, caricaturizando el asunto, se trata como si fuera una escuelita, las y los estudiantes asisten; escuchan la exposición de algunos profesores que no se sabe si están capacitados o no; y después de un tiempo, se les otorga un certificado o incluso un título universitario; esto no es un estudio universitario del Siglo veintiuno”.

Sobre la digitalización de la información y las herramientas del conocimiento, el académico expuso que en los países desarrollados todo tiene que ver con herramientas digitales; “si nosotros queremos en el futuro tener nuestras propias capacidades tecnológicas para asumir cualquier proyecto de desarrollo social, es evidente que tenemos que contar con una educación de calidad; porque si no, nos vamos a marginar cada vez más…”.

“Creo que tenemos que ubicar la distorsión que existe en el gobierno; en otros países se eleva el presupuesto para la investigación, para mejorar la calidad de la docencia y transformar la oferta educativa; no es posible que sigamos formando solamente contadores, administradores, abogados; creo que hay que diversificar la oferta educativa”.

Arias Lovillo recordó que en su periodo al frente de la Rectoría de la Universidad Veracruzana Se crearon las carreras de ingeniería petrolera, nanotecnología, ingeniería de materiales, y biología marina, entre otras. Es importante, dijo, “renovar constantemente la oferta educativa… hoy deberíamos estar preparándonos para carreras multidisciplinarias, porque si me formo como economista puro, no sirvo; para atender un problema económico en los ecosistemas, tengo que saber biología y otras disciplinas…”.

 

Sobre el recorte al presupuesto a la UV

El Doctorado Honoris Causa de la Université de L’Havre (Francia) responde a la pregunta sobre el recorte al presupuesto de la UV; dice que es una clara violación de la Constitución de Veracruz, modificada en 2017, que establece que el presupuesto de la universidad se elevará hasta alcanzar en el año 2023 el 4 por ciento del total del presupuesto total del Gobierno del Estado.

Recuerda que la misma ley establece que nunca, de un año a otro, el presupuesto de la Universidad disminuirá; “eso nos da una idea muy clara de lo que se está haciendo en este momento es una clara violación a la Constitución del Estado”.

Es evidente –señala– que existe una miopía de cómo tendríamos que enfrentar el desarrollo futuro de Veracruz; “para mí es muy claro que no sólo se viola la Constitución, sino que además, el recorte presupuestal es un recorte de nuestras expectativas de crecimiento y desarrollo para Veracruz”.

Con relación a la importancia de la máxima casa de estudios de Veracruz, el ex rector apunta que a pesar de que existen otras instituciones de educación superior, como los institutos tecnológicos, el Instituto de Ecología (INECOL) y las universidades privadas, nadie puede negar que el centro del desarrollo del conocimiento y la docencia en la entidad es la Universidad Veracruzana.

Contundente, el miembro del Comité Académico de la Universidad Abierta y a Distancia de México opinó: “basta de tratar de construir políticas públicas basadas en la improvisación; deben basarse en información, en el conocimiento… esa es la clave”.

 

¿Qué está en riesgo por recorte al presupuesto de la UV?

Raúl Arias Lovillo, quien ha sido catedrático en la Universidad Nacional Autónoma de México, en la Autónoma Metropolitana y en la Pedagógica Nacional, entre otras instituciones de educación superior, enfatiza que el recorte al presupuesto de la UV pone en riesgo la ampliación de la oferta educativa; “no se requeriría ni siquiera invertir en unas universidades que son un fraude, las universidades del Bienestar, porque la UV podría recibir todas las solicitudes de estudiantes que quieren ingresar; así de fácil: las tecnologías existen; hay la calidad académica para enfrentar esa ampliación de la oferta educativa; se requiere dinero para hacerlo”.

Afirma que no habrá crecimiento en la investigación científica, tecnológica y humanística en la Universidad Veracruzana y, por tanto, existe el riesgo de un retroceso, si no se destina un mayor presupuesto.

Otro riesgo es el deterioro de las instalaciones universitarias, y del sistema informático, que ya presenta un retraso desde hace varios años. “Ser competitivo e invertir de manera permanente en innovación informática; eso también será un retroceso”.

 

Deseable, un papel más activo de la Rectoría

En Veracruz, el presupuesto planteado por la Secretaría de Finanzas y Planeación al Congreso del Estado, considera un recorte de 40 millones de pesos al ejercicio de 2023 para la Universidad Veracruzana. El ex rector de la máxima casa de estudios no oculta su preocupación: “parece que desde la Rectoría y en general desde toda la administración universitaria tendría que haber un papel mucho más activo, sobre todo porque está de por medio la autonomía universitaria… No me parece que se pueda pasar por alto esta violación de la Constitución y sobre todo este atentado… que es criminal”.

Considera deseable un papel “mucho más activo” del rector Martín Aguilar; “no pidiendo caridad, sino exigiendo lo que corresponde; el recorte presupuestal es una falta de respeto a toda la comunidad universitaria, y a la historia de la Universidad…”

Opinó que las autoridades universitarias deberían convocar a protestar de distintas manera, “no sólo tomar la calle, organizar un gran evento donde se pueda exponer cómo están funcionando otras universidades, cómo se requieren recursos para que la UV pueda mantener el prestigio; no hay que asistir todos los días para darse cuenta de que hay un deterioro creciente de las instalaciones universitarias; que esta administración ha hecho un esfuerzo por impulsar el mejoramiento de algunas aulas, pero no de la totalidad de las instalaciones; se requiere mejorar la infraestructura, la investigación, las instalaciones deportivas y el sistema de comunicación de la Universidad”.

En ese proceso, dijo, participarían muchos especialistas de la institución, para discutir el tema… “se pudiesen llenar libros que pudieran remitirse al gobierno estatal para que entienda la importancia que tiene la universidad pública en el mundo en que vivimos, pero si desde el gobierno nacional se apuesta como alternativa la creación de universidades del Bienestar, pues ya estamos mal, porque de lo que se trata entonces es de un problema de origen, de visión; y es muy grave que en Veracruz no pudiese pensarse de una manera diferente”, concluye el ex rector de la UV.

 


Comparte