Alcaldes y gobernadores

Comparte

La Gaviota ya no le defenderá

Por Gustavo Rentería*

Omar Fayad Meneses no tenía los méritos para ser gobernador. Sus antecesores, y muy en particular el entonces  Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong se opuso a la designación que se hizo en Los Pinos. Los excolaboradores del Palacio de Cobian, decían en la época de Enrique Peña Nieto, que la decisión se tomó porque la esposa del Presidente y la del aspirante, eran amigas.

 

El gallo del priísmo hidalguense era David Penchyna. Su trabajo para sacar adelante la Reforma Energética, desde la perspectiva de los tricolores, lo hacían merecedor de la candidatura y la gubernatura de Hidalgo.

 

La Gaviota tuvo la culpa, y desde 2016 están enojados los priístas con Omar Fayad. Pero ahora están enardecidos por los resultados de su gobierno, de cómo entregó el poder a Morena y las investigaciones que ya existen sobre su administración.

 

Julio Menchaca, desde el 5 de septiembre pasado tiene una exigencia ciudadana. Y no únicamente de los morenistas, sino también una presión de los militantes de la desarticulada coalición Va por México: llegar hasta las últimas consecuencias del manejo de los recursos por parte de Fayad y los suyos.

 

Avanzados van en el nuevo gobierno con las auditorías, sobretodo en las áreas de comunicación social, que operaba Luis Enrique Cruz.

 

Para que usted tenga una idea, respetado lector, de la ineficiencia de la administración de Fayad Meneses, por su omisión y desorganización, desde ayer se perdieron 10 estaciones de radio, tras no renovarse las concesiones.

 

Después de 40 años de historia dejarán sin radiodifusión pública a los hidalguenses porque un grupo de burócratas incumplió con el trámite de renovación ante el Instituto Federal de Telecomunicaciones.

Cristian Guerrero Barragán, gente de Luis Enrique Cruz, tenía como límite el 25 de octubre y 7 de diciembre de 2021 para entregar la documentación, tramites que no realizaron.

 

Las frecuencias asignadas en Actopan, San Bartolo Tutotepec, Tula de Allende y Pachuca cerraron los micrófonos, y desconectaron los transmisores, por culpa de los cercanos a Fayad. El 31 de octubre de 2023, pasará lo mismo con la estación de Tepeapulco.

 

Julio Menchaca ya tomó cartas en el asunto, y hace gestiones ante el IFT, pero lo más importante es que no quede impune este delito. La radiodifusión es de interés público, y no está al “contentillo” de políticos que incumplen las disposiciones legales.

 

La Procuraduría General de Justicia de Hidalgo inició una denuncia contra quien resulte responsable de la criminal omisión, y pronto habrá detenidos, y sentenciados en el aparato judicial.

 

“Son muchas décadas de trabajo y sacrificio las que ahora quedan atrás porque un grupo de burócratas irresponsables decidieron no hacer su trabajo sin pensar que en cientos de familias se quedarán sin sustento”, escribió en las redes Andrés Torres el director de Radio Hidalgo.

 

Que nadie se extrañe que muchos vayan a la cárcel, y en particular en medio de severos problemas el ex gobernador Omar Fayad. La Gaviota ya no lo defenderá.

 

*Periodista, editor y radiodifusor

@GustavoRenteria

www.GustavoRenteria.mx


Comparte