En la mira

Comparte

Por Covid, uno de cada 400 ha muerto. Cifra oficial

Silverio Quevedo Elox

Cada mes se siguen registrando en México al menos 150 a 160 muertes por Covid-19, esto quiere decir que el virus sigue cobrando víctimas y que no se irá como se vaticinó en su momento, sino que seguirá contagiando y habrá fallecimientos de quienes aún siguen sin vacunar o están sumamente bajos en sus defensas.
Esta cifra que se actualizó hasta este martes indica que son alrededor de 30 casos mortales al día que se registran por culpa del Coronavirus, es decir, cada día sigue muriendo en promedio un mexicano en cada estado de la República.
De seguir esa tendencia, el año se termina y en el 2023 terminará con que en la entidad veracruzana al igual que el promedio de los estados restantes, se contabilizarán cerca de 400 muertos por dicha enfermedad que parece no ser reversible.
La cifra acumulada hasta ayer en cuanto a víctimas mortales se elevó a 331 mil 197 lo que en suma es una cifra histórica para una pandemia, y que representa el .25 por ciento de la población del país estimada en 120 millones de personas.
Es decir un muerto por Covid por cada 400 habitantes o 10 por cada 4 mil mexicanos murieron durante este ataque del virus.
Ahora bien, se habla de una dosis más de reforzamiento como lo es el antígeno cubano Abdala, pero ya ha sido objeto de críticas. Incluso ni los médicos están convencidos de aplicársela, según lo han comentado ellos mismos.
Analistas aseguran que hasta que no esté debidamente comprobada su efectividad y sobre todo que el Gobierno Federal haga lo necesario para poder convencer a la población, no tendrá una aceptación entre la misma que permita la Abdala pueda caer bien entre la gente.
Y es que uno de los principales referentes es que esta dosis antiCovid no es aceptada en Estados Unidos como una vacuna de refuerzo, no está acreditada, por lo tanto quienes presenten la constancia de vacunación con este antígeno son rechazados.

MUY EN CORTO
ATERRORIZA SUBSECRETARIO. Cuentan que las cosas no han cambiado en la Subsecretaría de Planeación de Sefiplan, a pesar de que ya no está José Manuel Pozos del Ángel.
Y es que todo indica que salió peor el “remedio” que la “enfermedad”, pues el relevo de nombre Vladimir Cruz Acosta ha instaurado un ambiente de persecución y hasta de terror sicológico en la dependencia, ya que está pidiendo ilegalmente la renuncia a jefes de departamento, así como a directores generales, tomándose atribuciones que no le corresponden.
Se dice que se siente tan apadrinado que hace lo que le venga en gana sin que nadie le ponga un alto, y hasta presume que ostenta más poder que el propio José Luis Lima Franco, secretario de la Sefiplan, quien seguramente no debe estar enterado de las fechorías del funcionario que es su colaborador.
Sus antecedentes nunca fueron sus mejores cartas de presentación ya que en julio del 2022, se realizó una marcha feminista en Xalapa y entre las pintas, salió a relucir su nombre, acusado por violación. Semanas más tarde, fue nombrado subsecretario de Planeación de la Sefiplan. Aquí la contralora del Estado, Mercedes Santoyo ya tiene chamba. Una rayita más al tigre, pero muy grave en una dependencia, cuya cabeza como es el Secretario Lima tiene una imagen labrada con mucho esfuerzo y rectitud.
Y es que con la llegada de Vladimir Cruz Acosta los trabajadores de Sefiplan aseguran estar peor que nunca, pues en Sefiplan frecuentemente hacen fiestas en las oficinas, les bajan el sueldo, las mujeres sufren acoso y además, se ven forzados a comprar chalecos en mil pesos, según por indicación del subsecretario ya que tiene una empresa con prestanombres y el mismo los vende, de la que la Contraloría también debería ya ponerle lupa, y cuyo rastro está muy fácil de obtener.


Comparte