Mascotas y venta ilegal de pirotecnia en Xalapa / Los Jueves

Comparte

Mascotas y venta ilegal de pirotecnia en Xalapa 

Miguel Valera 

Desde hace unos diez días, lectores xalapeños me han pedido abordar el polémico tema de la venta clandestina de cohetes en Xalapa, las prohibiciones que existen al respecto y los terribles efectos en los perros, cuya capacidad auditiva es mucho mayor que la nuestra. A los perros no les gustan los sonidos fuertes y a partir de los 80 decibelios la sensibilidad de su oído llega al umbral de dolor. Se espantan, sufren y mueren, como el caso de “Sebas”, un cachorro que sufrió un infarto en la noche del año viejo.

Los quejosos, muchos de ellos con mascotas o protectores de animales, lamentaron que durante la tarde-noche de ese 31 de diciembre se cansaron de llamar y denunciar a la línea telefónica de la Dirección de Seguridad Ciudadana y Tránsito Municipal del Ayuntamiento de Xalapa. Al principio sí tomaban nota de las quejas, pero en algún momento o se cansaron o se fueron a descansar, porque la línea se murió.

Xalapa es una ciudad con una gran cultura de protección animal. Aquí existen grupos de protección de animales muy comprometidos. Cito, sólo como botón de muestra, el caso del albergue “Ada Azul”, ubicado en la Avenida Arco Sur 122, a un costado del Juzgado Segundo de Distrito del Poder Judicial de la Federación y que dirige con un gran compromiso la señora Ada Azul Benzon.

Durante el gobierno de Américo Zúñiga Martínez se dio mucha atención a los grupos de protectores de animales y se reconoció su compromiso. El propio munícipe implementó un programa para jubilar a los caballos de carretoneros, hecho que hace algunos meses fue recordado por cibernautas en el Día internacional del caballo.

“Para los animalistas en #Xalapa, @americozuniga siempre será recordado como el alcalde que luchó y logró terminar con estos actos tracción a sangre, revalorizando la vida de este noble animal”, escribió un usuario de redes sociales.

Esta tradición de nuestra ciudad es muy noble y por ello considero que se debe atender con seriedad el tema de la venta de pirotecnia en épocas festivas. Sé que el coheterío es parte de nuestro folclor, de nuestra identidad, pero se debe crear conciencia del uso, por el efecto negativo en el medio ambiente y por el daño que causa a las mascotas.

Las prohibiciones no resuelven todo. Se puede grabar una disposición con letras de oro, escribir nuevas tablas de la ley como lo hizo Dios con Moisés o esculpir un nuevo Código de Hammurabi con sus 282 mandatos y la gente seguirá tronando cohetes en cada festejo, en cada feria, en cada fin de año.

Urge crear conciencia, implementar campañas convincentes que nos lleven a evitar el uso de la pirotecnia que tanto afecta a nuestras mascotas. Sí endurecer las disposiciones legales, pero también crear conciencia. Esa puede ser una ruta más que efectiva, ¿o usted qué opina?

Nos vemos los jueves.

valeramk@hotmail.com  


Comparte