Desde el café

Comparte

¿Dónde anda Rocío Nahle?

Bernardo Gutiérrez Parra

No se le vio en ningún jolgorio navideño ni de fin de año, tampoco partiendo la Rosca de Reyes. Su ausencia en las mañaneras ha sido notoria al igual que sus declaraciones en espacios radiales o televisivos. En los últimos 48 días nada se ha sabido de Rocío Nahle cuando era ajonjolí de todos los moles hasta antes de la “inauguración” de Dos Bocas.

Su estrella alcanzó el cenit el 1 de julio anterior cuando López Obrador cortó el listón de la refinería y dijo que aquello era “un sueño hecho realidad”. Pero al saber todo lo que le faltaba al elefante blanco le cerró las puertas de Palacio Nacional y la estrella de Rocío comenzó a declinar.

Luego vino el recargón del caballo.

El 23 de diciembre el presidente anunció que para el 1 de julio de este año Dos Bocas comenzará a refinar 170 mil barriles diarios. Y dos meses después duplicará su producción, con lo que a mediados de septiembre alcanzará la meta de 340 mil barriles diarios de crudo debidamente refinados.

Eso fue un golpe letal para Rocío.

La meta en un tiempo tan corto es punto menos que imposible, pero la funcionaria no ha salido a responder ¿por qué? Por no contrariar a su jefe y porque que anda en friega en Dos Bocas ordenando por aquí, gritando por allá y luchando contra el tiempo… a ver si ocurre el milagro.

Y mientras la señora sufre sus seguidores se siguen moviendo. Por ahí dieron a conocer una encuesta donde la ponen como favorita a la gubernatura de Veracruz con un 39.8% (je je je) sobre Ricardo Ahued que tiene un 24.9% (ja ja ja).

La encuesta es un chiste que se cuenta solo.

Ahora resulta que una funcionaria que casi no ha visto por los veracruzanos, le lleva casi 15 puntos de ventaja al tercer mejor alcalde del país. País que está conformado por 2 mil 469 municipios.

A no ser que ocurra un auténtico milagro, a estas alturas la zacatecana ya debe tener bien medido que su candidatura para Veracruz se le está yendo de las manos y su Waterloo se llama Dos Bocas.

Y a estas alturas López Obrador debe seguir hojeando el folder donde tiene el plan B para la entidad con tres nombres escritos: Ricardo Ahued Bardahuil, José Luis Lima Franco y Zenyazen Escobar García.

Va una sinopsis de ellos.

Ricardo Ahued no necesita de mayor presentación, es un munícipe honesto, trabajador, excelente administrador y respetado por sus gobernados, cualidades que lo han colocado entre los mejores alcaldes del país. Y esto por sí solo es un mérito más que relevante. Quienes le ponen peros a su probable candidatura dicen que no es muy conocido fuera de Xalapa, lo que es una soberana barbaridad. Gracias a su palmarés, Ricardo es conocido no sólo en la entidad sino más allá de sus fronteras. En la actualidad lleva a cabo un programa de pavimentación como nunca se había visto en Xalapa. Esto sin menoscabo de brindar a los xalapeños mejores servicios de agua potable, limpia pública, alumbrado, seguridad, etc. A Ricardo le entregaron literal, un cochinero en todos los sentidos. Y gracias a su trabajo está saneando la ciudad.

José Luis Lima Franco, Secretario de Finanzas y Planeación, ha logrado lo imposible. Renegoció una deuda impagable que heredó de anteriores administraciones. Su capacidad para administrar los recursos públicos le permitió solventar ese apuro sin necesidad de ahorcar las finanzas y de ribete a los veracruzanos. Gracias a una política de austeridad y cero derroches, hoy Veracruz tiene finanzas sanas y un panorama económico más halagüeño, tanto, que las calificadoras internacionales Moody’s, Fitch Ratings, HR Ratings y S&P avalan la confianza crediticia y capacidad financiera del gobierno estatal. En la actualidad Veracruz es buen sujeto de crédito y tiene las puertas abiertas en todas las instituciones bancarias. Algo impensable años atrás. A pesar de su juventud, José Luis Lima Franco es considerado uno de los mejores secretarios de Finanzas que ha tenido la entidad en los últimos años y eso nadie lo discute.

Zenyazen Escobar García, titular de la Secretaría de Educación de Veracruz, es un funcionario todoterreno que lo mismo supervisa escuelas dañadas por un huracán, que desatendidas por la desidia, para rehabilitarlas de inmediato. Haga lo que haga, pasará a la historia por ser el primer funcionario en regularizar escuelas abandonadas a su suerte desde hace 50, 70 e incluso desde hace 100 años. Ningún funcionario antes que él se preocupó por escriturar los centros educativos de Veracruz y darles certeza jurídica, lo que redundará en apoyos estatales y federales. Es cercano a los maestros y alumnos a los que escucha y con los que dialoga. Sus tareas como titular de educación han ido más allá al implementar programas que alejen a los niños y jóvenes del alcohol y las drogas.

¿Qué tienen en común estos tres funcionarios? Que ninguno anda metido en intrigas palaciegas; se han dedicado a trabajar y eso lo sabe el presidente.

Quizá uno de ellos sea el plan B de López Obrador en lugar de Rocío Nahle, que hasta antes de la “inauguración” de Dos Bocas, llegó a tocar el cielo con las manos.

Unida y decidida la alianza Va por México

Este lunes el dirigente estatal del PRI, Marlon Ramírez Marín, junto con los dirigentes estatales de todo el país, acompañaron a su líder nacional Alejandro Moreno, a una conferencia de prensa donde el campechano afirmó: “no podemos permitir que México se siga cayendo a pedazos. La buena noticia es que vamos a dar un paso firme, que vamos a ganar en Coahuila, que vamos a ganar en el Estado de México y en el 2024 se va a acabar, porque les vamos a ganar la Presidencia de la República”.

Durante su charla con los reporteros realizada en el Auditorio “Plutarco Elías Calles” de la sede nacional del tricolor, Alejandro Moreno subrayó que “la coalición Va por México avanza firme, haciendo equipo y trabajando con inteligencia y coordinación por las entidades de la República. Hoy somos tres institutos políticos trabajando al parejo, unidos y bien coordinados, con todo lo mejor que tenemos para ofrecer, por un objetivo común, que es ganar la gubernatura de Coahuila y del Estado de México”.

Tal como lo hizo hace unos días, Marlon Ramírez Marín reiteró al dirigente nacional el apoyo y respaldo del priismo veracruzano, así como el reconocimiento por la altura de miras para concretar la alianza Va por México para estas elecciones y para preparar el camino rumbo al 2024.

Alejandro Moreno no dejó pasar la ocasión para expresar su gratitud a las dirigencias de Acción Nacional, que encabeza Marko Cortés y del Partido de la Revolución Democrática, de Jesús Zambrano, “por confiar en nosotros, en la historia, en la experiencia y en la trascendencia que tenemos” en territorio coahuilense y mexiquense. Y finalmente sentenció: “hemos apostado todo por la coalición Va por México, porque sabemos que unidos podemos llegar más lejos”.

bernardogup@hotmail.com


Comparte