En la mira

Comparte

El Pollo, prestanombres del Carnaval. 900 millones de razones para quedarse

Silverio Quevedo Elox

Los Yunes y sus compinches creen que los veracruzanos no tienen inteligencia. Pretenden de esa manera hacerle al cuento de que se manejan con transparencia, que pueden mover y quitar en oficinas y depen-dencias del Gobierno Municipal de Veracruz según el rendimiento o capacidad de los funcionarios.
Pero la simulación es tan evidente que ni ellos mismo se la creen. Y en forma cínica y denigrante juegan con la dignidad de las personas que se dejan pisotear por unos cuantos pesitos y algo más que les dejen como “migajas”.
De tal manera que en el Comité del Carnaval, Luis Antonio Pérez Fraga es eso, un verdadero títere, que solo presta su nombre, su figura y la imagen de estar comprometido con la fiestas de Veracruz para que los gobernantes, Miguel Ángel Yunes Márquez y esposa, la alcaldesa, Patricia Lobeira se luzcan y hagan como que todo es de a verdad.
Y es que recién aprobaron la designación de “El Pollo” Pérez Fraga para quedarse al frente del Comité, lanzaron –se presume fueron ellos mismos- un twitt la noche anterior para decir que habría renovación de la presidencia del comité y que sería ocupado por la prima hermana de los Yunes Márquez, la señora Ka-ren Collado Yunes.
Así, de anoche a este jueves por la mañana, solo se hizo la trama y el juego surtió efecto. Se hizo parecer que habría un cambio, y una aspirante, para finalmente dejar al mismo personaje. Al que les funciona, al que pueden manejar a su antojo, al que les cuida los intereses, aunque no esté del todo a gusto, salvo por las migajitas que recoge, y al que les sirve de polichinela, y a veces de arlequín.
Las razones para quedarse –o por lo anteriormente dicho para dejarlo- son 900 millones de pesos. Y es que desde el 2016, hace seis años maneja ese promedio de presupuesto acumulado a razon de 150 millones al año, aunque hacia fuera hayan dicho que el costo del Carnaval lo redujo Pérez Fraga al paso de su administración.

LOS NEGOCIOS, CONTRATOS Y LA SIMULACIÓN
Los millonarios contratos con artistas, la renta de todo el mobiliario, la infraestructura para eventos, los carros alegóricos, la publicidad, propaganda física, y demás servicios que esto requiere se contratan desde una sola oficina.
Según las versiones existen algunos personajes, además de la citada operadora Karen Collado Yunes, Juan Castillo quien es el brazo derecho de “El Pollo” y quien realmente está detrás del poder.
Todas las contrataciones en el Comité de Carnaval tienen que pasar por allí, es decir, “El Pollo” no puede contratar ni a un barrendero para la oficina, porque de hacerlo estaría atentando contra los intereses de la familia.
Aunque éste se conforma con su sueldo, los reflectores, la imagen ganada hacia los veracruzanos, que lo quieren a pesar de haberse tenido el peor carnaval en el 2022 en la historia de las fiestas de Veracruz.
Y a esto se le agrega alguna mínima comisión que logra a escondidas con los representantes de los artistas contratados, se da por bien servido.
Juan Castillo tiene la confianza de Yunes Márquez, al grado que en las fiestas de diciembre, en reunión de la oficina, se le ve junto a Miguel Ángel.
Otro personaje que entra en esta cofradía se llama Gabriel Garzón operador de Karen Collado quien a su vez, se afirma, controla financieramente el Instituto Municipal del Agua.

TODO EN FAMILIA
Marc Horton, es cuñado de Karen Collado, conocido como un cantante local, es esposo de Graciela hermana de Karen.
Pero Horton no es solo un amante de la cantada, sino que le gusta o se ofrece como negociador de los contratos cuando “El Pollo” recomienda a un artista para el Carnaval o para los eventos masivos.
En lo económico cierra el trato de manera formal e informal.
A estos dividendos se le suma que la mayor parte de los sonidos de los carros alegóricos son rentados por su empresa Cuartoazulestudio.
¿Y “El Pollo”? Mirando, solo mira, y ve pasar los mejores frutos en las charolas carnestolendas.

EL JUEGO PERVERSO
De tal forma que es de risa pensar que la señora Collado habría de perder su tiempo haciéndose cargo de la presidencia del Comité y quitar del camino al monigote de los Yunes, el buen “Pollo”.
Y es que es mejor estar afuera que estar adentro. Para nadie es un secreto.
Tonto sería darle el cargo a la señora y dar la cara si es que quien realmente manda teniendo como moni-gote a “El Pollo”, que es un excelente operador, y cuida del bolsillo ajeno con que le caiga algo al suyo.
Los mal pensados dicen que solo fue un calambre puesto que el año pasado fue sorprendido queriendo hacer un negocito y sin reportar las “utilidades”.


Comparte