La vuelta a Veracruz en un teclazo

Los afrodescendientes veracruzanos

 

Yamiri Rodríguez Madrid

De acuerdo con el INEGI, las entidades federativas con mayor volumen de población que se autoreconoce afromexicana o afrodescendiente son Guerrero, Estado de México, Veracruz, Oaxaca y Ciudad de México, con 303.9 mil, 296.3 mil, 215.4 mil, 194.5 mil y 186.9 mil personas, respectivamente; lo anterior viene a colación porque este martes 24 de enero se conmemoró el Día Mundial de la Cultura Africana y de los Afrodescendientes.

Sin embargo, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) reveló que hasta hoy, muy pocas entidades federativas o dependencias de gobierno incluyen a las personas y/o comunidades.  Y tiene razón: aquí en Veracruz son muy pocos actores políticos que les toman en cuenta en su discurso, pero, además, no perdamos de vista que, del dicho al hecho hay mucho trecho, por lo que estas comunidades están invisibilizadas. Voy más allá, de todo un gabinete estatal, solo el secretario de Gobierno, Eric Cisneros Burgos, es el que ha incluido este tema en su agenda.

Prácticamente todos quienes aquí vivimos reconocemos que Yanga y Coyolillo, son históricamente poblaciones que representan nuestra tercera raíz, pero en todas estas décadas qué se ha hecho por ellos; hay que decir que son también lugares pobres, prácticamente olvidados.

En nuestro Congreso Local no ha habido un representante de los afrodescendientes pese a que, insisto, somos uno de los estados con mayor población.   Hay dos o tres actividades culturales arraigadas, como el Festival Afrocaribeño que realiza el IVEC o el Carnaval de Coyolillo, pero nada más.

Es urgente darles visibilidad pues son parte fundamental de la esencia del veracruzano: nuestra raíz indígena sí; nuestra raíz española pues por aquí entró la conquista y, por supuesto, la raíz negra que nos da otro rico matiz a este estado.  Que no sea solo cosa de un día, sino que se apliquen políticas públicas que incidan en la preservación de su cultura y en el mejoramiento de sus condiciones de vida sin perder su orgullosa identidad.

@YamiriRodriguez