Performance por niñas víctimas de feminicidio; activista protesta con ataúd blanco

Juan David Castilla

La activista Wendy López Hernández realizó un performance frente a Palacio de Gobierno, en esta ciudad de Xalapa, para exigir que cese la violencia contra las mujeres y niñas en la entidad y el país.

 

La feminista cumplió 18 años con dicha actividad durante el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, en repudio a los constantes feminicidios, desapariciones forzadas y demás violencias contra las mujeres.

En esta ocasión, su performance, denominado “Las sin nombre”, fue para recordar a 19 niñas que fueron asesinadas con saña en distintos lugares del país y cuyos cuerpos encontrados al interior de maletas, cajas, bolsas de basura y otros espacios.

Sobre las escalinatas de la Catedral Metropolitana de Xalapa colocó un pequeño ataúd color blanco, donde escribió la leyenda “19 feminicidios” con pintura roja, que simula la sangre derramada por las víctimas.

“Son 19 casos que tengo documentados de niñas que fueron encontradas en distintos lugares de México en maletas o bolsas de basura. A estas niñas las resguarda la procuraduría, fueron víctimas de feminicidio pero nunca nadie ha exigido justicia por ellas. Ni siquiera tienen un nombre, los de la propia procuraduría les asignan un nombre para poderlas clasificar”, enfatizó.

Wendy también puso cruces rosadas sobre la escalinata con los nombres que asignaron las autoridades de impartición de justicia a las niñas que fueron víctimas de feminicidio.

La entrevistada detalló que estos crímenes ocurrieron del año 2000 a la fecha, principalmente en el Estado de México, y que en Veracruz no hay registro de casos similares.

“Veracruz es tercer lugar a nivel nacional en feminicidios con las dos alertas de género y nos matan 11 mujeres al día aquí en México”, añadió López Hernández.

Sobre los dos feminicidios registrados a unas horas del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, en los municipios de Xico e Ixhuatlán del Café, la activista consideró “vergonzoso” que las manifestaciones feministas estén vigiladas por cientos de policías, mientras que los crímenes de mujeres continúan ocurriendo en la entidad.

“Desgraciadamente la violencia doméstica se visualiza cuando hay un feminicidio. Hace poco pasé un momento de ver a una chica que estaban golpeando y jamás en 50 minutos no llegó ningún elemento de la policía y ahorita puedes ver (a cientos de policías por la marcha 8M), yo creo que eso da más vergüenza”, remató.