Al pie de la letra

AMLO: AVISO DE WASHINGTON

Raymundo Jiménez

Al hacer un paralelismo del momento histórico en el que el general Lázaro Cárdenas decretó la Expropiación Petrolera en 1938 –para lo cual, dijo, contó con el apoyo del entonces mandatario estadounidense Franklin D. Roosevelt, “un gran estadista que aplicó de verdad una política de buena vecindad y respetó la soberanía mexicana”–, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que su movimiento de la 4T continuará seis años más en 2024, sea quien sea su candidato presidencial, pues tras reconocer el talante democrático y la colaboración con su régimen del presidente Joe Biden y el embajador Ken Salazar, echó en cara a sus opositores que Estados Unidos no los ha apoyado ni los va a apoyar.

“Y aun cuando en política es más peligroso subestimar la fuerza de los adversarios que sobreestimarla, sostengo que hagan lo que hagan no regresarán al poder los oligarcas, continuará prevaleciendo en nuestro querido México una auténtica y verdadera democracia…”, afirmó.

Sin embargo, escasas 48 horas después, el gobierno obradorista recibió un fuerte golpe en Washington. Y es que al presentar al Congreso su informe anual sobre la situación de los derechos humanos en 198 países y territorios del mundo, el Departamento de Estado de Estados Unidos, a cargo de Antony Blinken, advirtió sobre “problemas significativos” en México que incluyen ejecuciones extrajudiciales, desaparición forzada, tortura, restricciones a la libertad de expresión y a los medios de comunicación e insuficiente investigación de casos de violencia de género.

El informe indica que, si bien las autoridades mexicanas mantuvieron en general un control efectivo sobre las fuerzas de seguridad, hubo diversos casos de abuso.

“La impunidad y las tasas extremadamente bajas de enjuiciamiento siguieron siendo un problema para todos los delitos, incluidos los abusos contra los derechos humanos y la corrupción”, señala.

Y consigna que organizaciones criminales ligadas al narcotráfico fueron responsables de crímenes violentos como homicidio, tortura, secuestro, extorsión y trata de personas.

“El Gobierno investigó y persiguió algunos de estos crímenes, pero la mayoría permaneció sin ser investigado ni procesado”, indica, advirtiendo además que las desapariciones continuaron en áreas con altos niveles de violencia ligada a cárteles.

“Las bases de datos federales y estatales sobre desapariciones son incompletas y con problemas para compartir información. Los sistemas forenses están muy fragmentados entre los niveles local, estatal y federal, y el volumen de casos sin resolver es mucho mayor que el que son capaces de manejar”, destaca.

En materia de libertad de expresión el informe subraya que los medios independientes estuvieron activos y expresaron una amplia variedad de puntos de vista sin restricciones, pero que a menudo se autocensuran por temor a represalias de funcionarios gubernamentales y organizaciones criminales.

Aunque la intención es evaluar todos los países por una misma norma, sin embargo, algunos analistas observaron que, aparte de México, el Departamento de Estado calificó severamente a Rusia, China, Cuba y Venezuela, entre otros, considerándolos “gobiernos autoritarios”, mientras que a Egipto, Arabia Saudita e Israel, “aliados” de Washington, la crítica es más mesurada a pesar de que son señalados de anular los derechos al voto de amplios sectores de sus poblaciones.

 

EXFISCAL BARR ATACA DE NUEVO Y VOCERA DE BIDEN CORRIGE A AMLO

Ayer, por cierto, dos obuses más fueron disparados desde Nueva York y Washington en contra de la administración del presidente López Obrador.

Por un lado, el exfiscal general estadounidense, William Barr, afirmó en un artículo en el influyente diario neoyorquino The Wall Street Journal que al presidente mexicano le gusta “invocar celosamente la soberanía de México para impedir que los estadounidenses tomen medidas, mientras entrega la soberanía a los narcoterroristas”.

El exfiscal de Donald Trump respondió así a un artículo del canciller Marcelo Ebrard, publicado el pasado 11 de marzo.

Barr refirió que el secretario de Relaciones Exteriores de AMLO “cita mi presión para cooperar contra los cárteles en 2019 y 2020. Argumenté entonces, como ahora, que los cárteles se pueden desmantelar de manera efectiva si EU y México se unen en una campaña total, utilizando todas las herramientas que tenemos”.

El exfiscal argumentó que el titular de la SRE “ignora los obstáculos para el progreso real. Primero, el control de los cárteles sobre México es tan fuerte que México carece de la capacidad de liberarse de su dominación”.

“Esta impotencia se debe en gran parte al éxito de los cárteles en corromper al gobierno de México en todos los niveles. Liberarse requerirá la ayuda de Estados Unidos dentro de México, con suerte trabajando en cooperación con los mexicanos”, señaló Barr.

También criticó que López Obrador “no tiene interés en confrontar seriamente a los cárteles y no permitirá que EU lo haga. Él quiere ‘abrazarlos’, no pelear con ellos”.

El exfiscal estadounidense fustigó que “sólo después de que el (ex) presidente Trump amenazó con designar a los cárteles como terroristas, AMLO hizo gestos poco entusiastas de cooperación, para el espectáculo.

“Esos cesaron abruptamente cuando el señor Trump perdió la reelección. El plan de AMLO: si los cárteles quedan libres para traficar drogas a EU serán más pacíficos dentro de México. Esa política ha fallado”.

Agregó que “la carta del señor Ebrard refleja las ofuscaciones clásicas de AMLO” y que no se toman “medidas concretas y sostenidas”.

Criticó que López Obrador invoca “celosamente la soberanía de México para impedir que los estadounidenses tomen medidas, mientras entrega la soberanía a los narcoterroristas”.

También mencionó que la demanda de drogas en México no explica la razón por la que en suelo mexicano existe la penetración del crimen organizado, porque de lo contrario, Canadá también experimentaría altos niveles de criminalidad.

“Justifica la inacción culpando de la existencia de los cárteles a la demanda estadounidense de drogas, aunque de alguna manera esta demanda no ha convertido a Canadá en un narco-Estado, ni ha impedido que Colombia se libere. Tampoco existe la demanda de EU por el asesinato en masa causado por el fentanilo”, dijo.

Y concluyó: “El gobierno mexicano es el que permite que florezcan los cárteles. Los esfuerzos para reducir la demanda pueden ayudar a largo plazo, pero no reemplazan los pasos decisivos para reducir las matanzas”.

Por otra parte, desde la Casa Blanca, la portavoz del gobierno estadounidense, Karine Jean-Pierre, aclaró que es mentira que el gobierno estadounidense haya autorizado un ataque de 2022 a los gasoductos Nord Stream, tal como en su conferencia mañanera lo afirmó el presidente López Obrador, quien dijo que la administración estadounidense no debería hablar sobre la violencia en México luego del informe del periodista Seymour Hersh de que Biden autorizó el ataque de 2022 a los gasoductos Nord Stream. Jean-Pierre remarcó que “eso no es cierto”.

López Obrador reaccionó también al reporte de que los esfuerzos de México contra el narcotráfico dieron “resultados limitados”, a lo que Jean-Pierre apuntó que el problema del tráfico ilegal de fentanilo no es sólo un problema de Estados Unidos, sino que es “global” y afecta a otros lugares como México.

La vocera apuntó que EU ve “vital” la relación con la nación vecina y recordó que el presidente Joe Biden visitó en enero México para reunirse con López Obrador y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

“Fue una cumbre muy buena, con buenas conversaciones bilaterales cuando tuvieron la oportunidad durante la cumbre, por lo que vamos a intentar y continuar haciendo crecer esa relación”, aseguró Jean-Pierre, quien no obstante puntualizó que hablará claro y se corregirá en algunas de las cosas que no son ciertas.