Nueva embestida en contra del Movimiento Antorchista / Samuel Aguirre

Nueva embestida en contra del Movimiento Antorchista

Samuel Aguirre Ochoa

Como consecuencia de que, en gran parte de las escuelas de educación básica, es decir, jardines de niños, primarias y secundarias, el gobierno federal no está entregando becas Bienestar, como pomposamente lo anunció el presidente de la República al inicio de su administración, se están generando una serie de problemas de inconformidad entre los padres de familia, que exigen se les otorgue la citada beca a sus hijos.

Muchos de estos padres han acudido de manera personal a solicitar las becas para sus hijos a las delegaciones respectivas de la Secretaría del Bienestar y los funcionarios de éstas dan respuestas diversas: en algunos casos responden que el programa solo aplica para zonas prioritarias, pero nunca definen con precisión cuáles son las zonas prioritarias, cuáles fueron los criterios para definir a qué escuelas apoyar y a cuáles no, lo que deja en la indefensión a los padres.

Todo parece indicar que en realidad se trata de una maniobra de los Servidores de la Nación para incorporar al programa a las escuelas en donde la mayoría de los padres de familia o los maestros son afines a Morena y, al mismo tiempo, utilizar dicho programa de becas como medida de presión para inducir a que se afilien a este partido los que aún no lo han hecho.

Cuando los padres insisten mucho en la solicitud, los funcionarios les responden que los responsables de que sus hijos no reciban las becas son los directivos y maestros de las escuelas que no hacen los trámites correspondientes. Y cuando se incrementa la presión de los papás, algunos servidores públicos se atreven a confesar que el verdadero problema reside en que el presupuesto de la Federación no alcanza para becar a todos los niños y adolescentes que cursan la educación básica, a diferencia de lo que sucede en las preparatorias en donde la cobertura sí es universal, pues las becas pueden utilizarse con fines electorales, ya que algunos de los bachilleres están en edad de votar y de esta manera los quieren cooptar hacia el partido en el gobierno.

La peor respuesta es la que los funcionarios de la Secretaría de Bienestar dan a los padres de las escuelas fundadas por el Movimiento Antorchista, pues tienen el cinismo de responderles que no les darán las becas a sus hijos porque son antorchistas, les dicen que se salgan de la organización y que de esa manera se las otorgarán. Lo que consideremos una actitud represiva. Citaremos algunos casos.

Por ejemplo, en la Escuela Primaria “Emiliano Zapata” de la Reserva Territorial en Córdoba, Veracruz, institución fundada hace más de 32 años por el Movimiento Antorchista, los funcionarios del Bienestar de la delegación de Córdoba en coordinación con los activistas de Morena, hicieron todo un tamal para atacar a la directora, profesora Hermida Márquez Beristain, y también a los maestros antorchistas. En un primer momento, los funcionarios de la delegación les dijeron a los padres que fueron a solicitar becas para sus hijos, que la directora de esta primaria se había negado a recibir el programa y, posteriormente, cooptaron a la presidenta de la sociedad de padres de familia, la señora María Antonia Álvarez Rivera, para agitar a los padres en contra de la directora por negarse a recibir el programa. Al mismo tiempo, el gobierno estatal metió un sindicato afín a Morena para completar la ofensiva por el lado de los maestros ofreciéndoles prebendas.

Por su parte, la señora María Antonia Álvarez, citó a los padres de familia de esta primaria el pasado 14 de marzo para las 12 de la tarde que es la hora de la salida, diciéndoles que tenía información de las becas Bienestar. Durante esta reunión, la señora Álvarez les dijo a los padres, mintiendo con la seguridad de alguien que se siente respaldada por el gobierno, que la directora se negó a recibir el programa en dos ocasiones. Como era de esperarse los papás se irritaron, provocando que le exigieran de manera violenta una explicación a la directora, Hermida Márquez, quien al ver la situación decidió dirigirse al interior de la escuela, por lo que la señora María Antonia incitó a los padres a que encerraran a la maestra en un salón, privándola de su libertad por más de una hora. Al ver esto, los vecinos de la colonia llamaron a la policía municipal que llegó 40 minutos después y no hizo nada para resguardar la integridad de la directora y dos maestros más que también fueron privados de la libertad. De estos sucesos, existe un acta de hechos firmada por los docentes de la escuela, así como múltiples videos como pruebas del delito.

Es claro que a la presidenta de la sociedad de padres de familia la están utilizando para agitar, al mismo tiempo que le brindan impunidad, pues la señora María Antonia se ha negado de manera sistemática a entregar el corte de caja de las cooperaciones que dan los padres de familia de la primaria Emiliano Zapata, desde septiembre de 2021 hasta la fecha, pues de 6 cortes que debió haber presentado no ha entregado ninguno. Es decir, no quiere rendir cuentas y está tratando de justificar los desvíos de dinero alegando que con el recurso de la sociedad de padres se le dió mantenimiento a la escuela, lo que es totalmente falso, pues en el año 2021, gracias a la lucha de la Federación Nacional de Estudiantes Revolucionarios “Rafael Ramírez” se logró que se aplicaran recursos por un monto de un millón 500 mil pesos, a través del programa federal “Escuelas al Cien”, obra que construyó el Instituto de Espacios Educativos de Veracruz.

Toda esta sucia maniobra en contra de los directivos y maestros antorchistas de la primaria Emiliano Zapata, fue desenmascarada por los padres de familia, que el pasado martes 21 de marzo se manifestaron en la delegación regional de la Secretaría del Bienestar en Córdoba, para exigir que los niños de esta institución y de otras escuelas de nivel básico, fueran incorporados al programa de becas del Bienestar.

Al establecerse una reunión de trabajo entre los padres con los coordinadores de los distintos programas federales de la delegación, estos últimos tuvieron serias dificultades para justificar la negativa a entregar las becas; primero dijeron que las escuelas antorchistas no eran prioritarias porque no se encontraban en zonas de alta marginación, sin embargo, los padres les demostraron que ellos eran gente trabajadora que vivía al día y que muchas escuelas no contaban con servicios básicos, es decir, estaban marginadas.

Por lo que al sentirse presionados y sin mayores argumentos, los funcionarios de Bienestar tuvieron que reconocer que el problema fundamental es que ya no cuentan con presupuesto para incorporar a más niños y adolescentes al programa de becas, además de afirmar categóricamente que los directores de las escuelas nada tienen que ver en éste, pues los apoyos son controlados directamente por Bienestar. Los padres se molestaron mucho al darse cuenta del engaño y además les recriminaron a los funcionarios que habían sido víctimas de represión por la delegación de Bienestar, pues a varios de ellos les han dicho que no pueden beneficiar a sus hijos con becas por el simple hecho de ser antorchistas.

A pesar de esto, los mexicanos debemos exigir que se le dote de becas Bienestar a todos los padres de familia de escasos recursos económicos, tal como fue el compromiso hecho por el presidente de la República al inicio de la administración; debemos unirnos por municipios para ir a exigir se cumpla esta demanda y no solo se les otorguen becas a unos cuantos y menos que se utilicen con fines electorales.

Un segundo ejemplo de la actitud represiva de algunos funcionarios incrustados en el gobierno en contra de las instituciones educativas fundadas por Antorcha, es el de la Telesecundaria José María Luis Mora del municipio de Xalapa, escuela que fue vandalizada en múltiples ocasiones con la intención de intimidar a los directivos y a todo el personal que trabaja en la misma, para correrlos de la escuela pues dichas agresiones fueron denunciadas ante la autoridad judicial en múltiples ocasiones y no habían sido atendidas. Fue la movilización de los padres de familia y los estudiantes de la FNERRR la que hizo que la Oficina del Gobernador atendiera y resolviera el asunto y, curiosamente, en los siguientes días fue anunciada la llegada del programa “La Escuela es Nuestra” a esta institución, con una asignación de 250 mil pesos para la misma, lo que lleva a muchos a pensar que querían poner un comité de padres formado por morenistas para que administren el dinero.

Fue la valentía y la inteligencia de la directora de esta institución, licenciada Adriana Méndez Vázquez, así como el respaldo y el apoyo de los maestros, padres y estudiantes, lo que permitió derrotar esta embestida.

Un tercer ejemplo, es el caso de la dirigente de Antorcha Magisterial en el puerto de Veracruz, a quien levantaron una serie de calumnias a través de las redes sociales, con el propósito de desprestigiarla a ella y a su familia, incluso de ser posible correrlos de las instituciones en donde laboran. Los directivos de éstas han hecho las investigaciones pertinentes y ha resultado que se trata de acusaciones falsas; se han levantado actas de hechos que han firmado los involucrados, en donde queda limpia la imagen de la maestra y sus familiares y se ha pedido que si alguien tiene alguna acusación seria, la presente ante las instancias judiciales con las pruebas correspondientes, cosa que hasta el momento nadie ha hecho.

Es evidente que se trata de una serie de calumnias. Los padres de familia, los estudiantes y los propios maestros conocen la calidad moral de la maestra Rocío Galicia Santiago y la defenderán de los ataques.

Estos tres ejemplos son solo una muestra de las acciones ilegales e inmorales de los gobiernos de Morena en el caso de las escuelas fundadas por el Movimiento Antorchista. Pero si estamos al tanto de las noticias de la prensa nos podemos dar cuenta que este tipo de acciones las están instrumentando a nivel nacional, poniendo en peligro, incluso la vida de las personas, por ejemplo, una horda de morenistas quemó la imagen de la ministra presidenta de la Suprema Corte, Norma Piña, el pasado 18 de marzo en la concentración que convocó el presidente López Obrador en el Zócalo de la Ciudad de México; o la embestida del presidente contra los magistrados de la Sala Superior del Tribunal Federal Electoral que reinstalaron al Secretario Ejecutivo del INE, a quienes ha atacado y calumniado reiteradamente; y las recientes filtraciones de audios en donde funcionarios del Gobierno de Veracruz adiestran al personal de la Secretaría de Seguridad Pública para convertirlos en mapaches electorales en los comicios de 2024. Entre muchos otros ejemplos.

Por ello, los antorchistas debemos ver en los hechos narrados una continuación de la guerra del gobierno morenista contra las organizaciones sociales que no sirven a sus intereses y debemos tener claro que seguramente esta guerra se incrementará en la medida en que se acerquen las elecciones, por lo que debemos estar preparados para enfrentar los hechos con valor e inteligencia. Recordemos que la unidad del pueblo es indestructible.