En la mira

Se confundieron los aspirantes al 2024

Silverio Quevedo Elox

El gobernador Cuitláhuac García Jiménez los llamó a Palacio de Gobierno hace algunos meses, una semana antes por cierto, a las reiteradas visitas a tierras veracruzanas del secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández.
La instrucción del mandatario estatal a sus cabezas de corrientes en Morena y al mismo tiempo, secretarios de despacho aspiracionistas, fue clara y en el sentido de que no se abalanzaran por la cargada de un o una candidata a la presidencia en Morena, es decir, por Augusto, Claudia Sheinbaum o Marcelo Ebrard.
Es decir que buscarán el equilibrio y que la indicación presidencial era además atenderlos a todos por igual para que al final, en el último trimestre del 2023, la que mande sea la encuesta, pero que todos encontraran piso parejo.
Dicho esto, Cuitláhuac García, sabiendo de qué pie cojean sus colaboradores, no dejó de precisar, que también se anduvieran con cuidado en sus promociones personales.
No obstante, parece que no entendieron o asimilaron del todo, y ha resultado lo contrario.
Apenas ayer, hubo una carrera en Tuxpan con el expriista, José Manuel Pozos, quien fue el anfitrión. Y donde prestó los reflectores a por lo menos dos de esos personajes que estuvieron en la reunión y recibieron las indicaciones. El secretario de Educación, Zenyazen Escobar García y el subsecretario de Finanzas, Eleazar Guerrero.
Otros dos que entendieron al revés, si inocentemente se le quieren ver así, es el secretario de Gobierno, Eric Cisneros y quien ha lanzado una campaña de promocionales y por aire, de espectaculares que dicen:
La negritud en Veracruz. Del Coyolillo al Sotavento, con el título del autor del libro, Eric Cisneros, promocionando el texto sobre el bulevar en la conurbación donde muy pocos o casi nadie, debe saber remotamente del tema.
Y qué decir del delegado de Bienestar, Manuel Huerta, que es obvio en abierta promoción, al menos en un mitin realizado en Chalma, en el Norte del estado recientemente ya fue vitoreado por todos sus seguidores, muchos de ellos empleados del Bienestar. Ahí, el exalcalde de Chinampa de Gorostiza le dio duro a Cuitláhuac en presencia de don Manuel.

LAS VERSIONES EN VERSIONES
Del funcionario federal, el portal Versiones se basó en algunas versiones sobre promociones vía WhatsApp a todo lo que da.
Y el que más dolores de cabeza le trajo al gobernador fue su primo Eleazar Guerrero, que no solo eso sino a pesar del escándalo reciente se sigue promocionando como lo hizo en Tuxpan, y es que como si hubiera hecho gracia, pues el texto señala:
“Cuando le avisaron al gobernador que Araly Rodríguez sí existía y que era de “la flota”; que por sus empresas habían pasado más de 100 millones de pesos que habían servido para “servicios inconfesables”, ya era demasiado tarde. Ya lo habían empinado.
Así que sabiendo que el daño estaba hecho y que todas las pistas llevaban a su primo, al hijo de su primo y a los recomendados de su primo, entonces echó marcha atrás e intentaron frenar la crisis.
Todos están hasta el pescuezo en la historia de la contratista fantasma. La proveedora favorita del gobierno de Cuitláhuac García, Araly Rodríguez Vez, es pariente de Ulises Rodríguez Landa, jefe de la Unidad Administrativa de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).
LLENO DE PARIENTES
Versiones continúa:
“A su vez, gracias al pasado priista de ambos, Ulises Rodríguez es muy cercano a Eleazar Guerrero Pérez, el subsecretario de Finanzas y Administración de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan), por lo que le dio cobijo a su hijo Eleazar Guerrero Jr. en la Dirección General de Vinculación Institucional.
Y el buen Eleazar, es el primo hermano al que Cuitláhuac García negó en un principio, reconociendo después que el parentesco era por la abuela de ambos.
La cosa es que, ante el carnaval de culpas, el gobernador llamó a cuentas a los involucrados. No se hablaría más de Araly; todos dirían que los servicios que prestó cumplieron con los contratos, y que se trataba de una empresa ejemplar, aunque la “dueña” no tuviera en qué caerse muerta.
Y entonces se inventaron hasta una declaración de la próspera empresaria que sería respaldada por el propio gobernador quien, sin ningún pudor, dijo que todo estaba en orden. Apenas dos semanas atrás, el mismísimo gober dijo muy orondo que se trata de una “prestanombres” de otras empresas y que ella así lo confesó. ¿Tons, en qué quedamos?
Lo que no han podido explicar es por qué 99 de cada 100 contratos del gobierno estatal se entregan sin licitación y de manera directa. Por qué primero acusaron a Araly y luego salieron en tropel a defenderla; a quién están defendiendo, aunque todos lo saben”.
Grave, muy grave y aún así andan en proselitismo a todo lo que da.

MUY EN CORTO
TAVO SOUSA QUIERE REVIVIR CON MORENA. A inicios de este año se vio al fidelista Gustavo Sousa Escamilla en una reunión que presidió el secretario de Gobernación, Adán Augusto López.
El acto celebrado en un salón de eventos sociales de Boca del Río fue el contexto donde quien fuera secretario de Turismo y Cultura en la fidelidad empezara a mostrar su interés de incursionar en las filas de Morena para seguir los pasos de otros priistas que argumentan que ya son otros tiempos políticos.
Pero ahí no quedó su interés ya que el pasado sábado a Sousa Escamilla se le vio en la reunión que presidió el secretario de Gobierno, Eric Cisneros Burgos, quien estuvo con integrantes del Colegio de Notarios del estado de Veracruz, en la que acordaron continuar trabajando en el camino de la transformación, según decía el boletín.
Por supuesto que el exfuncionario estatal acudió en calidad de Notario Público y con eso podría justificarse ante sus correligionarios de partido en caso de que le reclamaran algo.
Pero lo que llama la atención es que no aparezca en alguna reunión al lado de Javier Herrera Borunda, quien aspira a ser senador por el Partido Verde Ecologista de México, y quien es el hijo de su entrañable amigo Fidel Herrera Beltrán.
¿Será que ya se dio cuenta que en este caso no aplica aquello de “hijo de tigre pintito”? o ¿Será que sabe que el PVEM no trae nada en Veracruz y que no vale la pena acercarse a un fierro ardiendo porque se puede quemar?
Gustavo Sousa quiere revivir, pero en su carrera loca anda jugándole al inteligente incluso con un candidato de Morena que no es bien visto en el estado, y por eso, quizá se pretende vender bien en calidad de Notario, además que tiene que “cuidar la chuleta” ya que así como la Notaría es un instrumento político del Estado para pago de favores también se pueden cobrar los errores.

PEPÍN, OTRO FIDELISTA DESBOCADO. Otro que le anda tirando a la luna, y no le llenó todo lo que se llevó aprovechando que le tocó quebrar al Sistema de Agua Potable, y que quiere y busca más y más como su maestro Fidel Herrera, es el que fuera diputado local y extitular del SAS en Veracruz y Boca, José Ruiz Carmona, además también de funcionario en el sexenio de Javier Duarte.
Su contacto, empresarios que dicen controlar la conurbación, y pretende a como dé lugar imponer a sus cartuchos quemados, busca pues la alcaldía porteña, pero a la que no puede aspirar por su negro pasado, pues los morenistas radicales no lo dejarían pasar ni a la antesala.
Así que lo que ha logrado el hijo avanzado del fidelismo, es que se le incluya en la lista de los posibles abanderados a la diputación local. Este podría entrar, es la púnica puerta que le mostraron abierta, la de la diputación XXI por donde ya fue legislador.
Sus grandes electores o más bien “padrinos” son el director de Gobernación del ayuntamiento porteño, Jorge Bobadilla, el director de Comercio, Daniel Galindo y Arturo Cobos, exdirector del Instituto Municipal de la Vivienda. Todos priistas aunque estén en un gobierno municipal panista.
Los tres, en una cofradía, y de paso haciendo puente con la regidora de Morena, Belem Palmeros están tratando de venderle a los Yunes para que cumplan con su pacto de impunidad a cambio de entregar el poder, que ellos tienen el manejo del PRI y de los priistas que quedan en el puerto, pero que también lo harían a favor del candidato que ponga Morena y así entregarle el municipio en la siguiente elección municipal si es necesario.
Antes, el trabajo está para respaldar a Morena en la elección para gobernador en el 2024. Y en ese juego estos perversos del tricolor incrustados en el nómina municipal buscan impulsar que el candidato sea José Ruiz Carmona, quien quiere revivir a como dé lugar, amparado en su relación con otro oscuro sujeto, aquel que le recomendara Julen Rementería la grandiosa idea de traer a México al fundador de Vox.