Estudiante UV investiga cómo combatir patógeno que afecta la vainilla


Banner-970-250

Redacción Hora Cero

 “Uno de los aprendizajes más significativos que he adquirido al estudiar en el Instituto de Biotecnología y Ecología Aplicada de la Universidad Veracruzana (UV), es que la ciencia está al servicio de la comunidad”, expresó Luis Carlos Rodrigo Ortega Macareno, alumno de posgrado en esta casa de estudios. 

El estudiante –de origen colombiano– cursa el octavo semestre del Doctorado en Ciencias y Biotecnología impartido por el Inbioteca y dijo que la ciencia no debe estar encerrada en el papel de un artículo publicado. 

“Es por y para la comunidad, los investigadores estamos al servicio de ella”, es lo que ha aprendido durante la movilidad de un semestre, la maestría y el doctorado que ha cursado en la máxima casa de estudios del estado”. 

Contó que en 2014 fue elegido para hacer un intercambio por un semestre y decidió hacerlo en Inbioteca porque ofrece una línea de investigación que le interesaba: cultivo in vitro de plantas y sanidad vegetal. 

“Conocí la calidad de la investigación que realizan en la UV, eso fue lo que me atrapó. Tuve una excelente experiencia en el semestre de intercambio, me sentí cobijado por los investigadores, me hicieron sentir como en casa y eso me motivó a continuar mi formación profesional en la UV con dos años de maestría y ahora el doctorado, bajo la dirección de Lourdes Iglesias Andreu. 

”Gracias a lo que he aprendido en la UV e Inbioteca, el bagaje ético y valores, hoy en día me siento un investigador integral, que es la finalidad que se debería tener y no sólo contar con excelentes publicaciones.” 

Agregó que está agradecido con México y la Universidad por el recibimiento y formación que ha tenido, y la única manera en que puede retribuirles es a través del desarrollo de un proyecto de investigación con impacto social. 

Soy vainillero de corazón 

En la actualidad, como parte del doctorado realiza una estancia de investigación en el Centro de Ciencias Genómicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, campus Cuernavaca, donde estudia el “Efecto del ácido salicílico en la inducción de crecimiento, desarrollo y resistencia sistémica adquirida en Vanilla planifolia Jacks, durante la infección por Fusarium oxysporum forma especial Vanillae”, para ayudar a los productores del estado. 

Luis Carlos Ortega se ha enfocado en la vainilla como modelo de estudio desde que cursaba la maestría. A propuesta de la académica Lourdes Iglesias es que trabaja para encontrar una solución al hongo patógeno Fusarium oxysporum que infesta plantaciones de vainilla a nivel global. 

Además, “la vainilla es una especie muy importante en el mundo por el saborizante que de ella se extrae. Es utilizada para elaborar perfumes, está presente en los alimentos y en la industria de los cosméticos; el valor que tiene a nivel comercial sólo es superado por el azafrán”. 

Como parte del estudio, encontró que el ácido salicílico puede tener un efecto protector en las plantas. Se sabe que esta sustancia es una hormona que por naturaleza es sintetizada por las plantas, pero en bajas cantidades. 

Han realizado pruebas bajo cultivo in vitro para observar sus efectos y definir las dosis a utilizar en los cultivos, luego lo escalaron a nivel de invernadero. Posteriormente, disolvieron el ácido salicílico o la aspirina –medicamento que contiene el mismo compuesto– para hacer aspersiones semanales con bombas manuales, por la mañana para evitar las condiciones adversas del clima. 

“La aplicamos de forma exógena, es decir, colocamos el ácido salicílico en el exterior de las plantas como si se tratara de una especie de vacuna; verificamos que metabolice y absorba el compuesto para tener una respuesta rápida y efectiva ante el patógeno.” 

Ortega Macareno dijo que durante cuatro meses realizaron pruebas en plantaciones de una comunidad cercana al municipio de Coatepec, donde un productor tiene una plantación infestada por el patógeno; aplicaron ácido salicílico y aspirina en solución, y observaron que los resultados son similares sin importar la sustancia. 

“El patógeno pudre la raíz y el tallo, avanza hacia el tejido, normalmente se ven manchas y pudrición. Las respuestas que obtuvimos fue que las lesiones o tejido afectado se secaron, lo que indica que frena al hongo.” 

También detectaron que tiene efectos de mejoramiento en el crecimiento, la formación de hojas y desarrollo de más raíces, lo que se traduce en una mayor resistencia; esto es positivo para los productores porque ayudará a disminuir las pérdidas ocasionadas por el hongo. 

Con respecto a la pertinencia de la investigación, el universitario dijo que con este proyecto sientan las bases para que se desarrollen programas de mejoramiento genético en esta especie de vainilla. Cabe mencionar que estudios similares han sido realizados para el arroz, jitomate, chile y trigo, pero no para la vainilla. 

“Su impacto social es muy importante porque desde la producción se tendrá una menor incidencia de patógenos sobre las plantas y, por lo tanto, habrá menos pérdidas para los productores. En México se reporta una pérdida cercana al 67% de la producción.” 

Como investigador, opinó, es importante buscar alternativas de solución a las principales necesidades y problemáticas de los productores y sus familias. 

“En el Inbioteca he aprendido que la ciencia debe estar al servicio de la comunidad; los productores nos piden ayuda y no dejarlos solos debe ser la finalidad de la ciencia.”