La vuelta a Veracruz en un teclazo

La independencia municipalista en Veracruz

 

Yamiri Rodríguez Madrid

El 15 diciembre de 2003, hace casi 20 años, en lo que fue la octava sesión ordinaria del Congreso Local, se aprobó la creación de dos nuevos municipios en Veracruz: San Rafael y Santiago Sochiapa.  Y aunque en dos décadas a los diputados integrantes de la Comisión de Límites Territoriales se les ha juntado un cúmulo de peticiones de congregaciones que quieren independizarse, lo cierto es que hay que revisar los casos de los dos últimos recién creados para determinar que es un sinsentido.

De acuerdo con el dictamen aprobado en ese entonces por diputados del PRI, PAN, PRD, PT y PVEM, San Rafael se quedaría con 29 mil 114 hectáreas que, hasta entonces, pertenecían a Martínez de la Torre y 28 mil 883 habitantes. De acuerdo con la versión de los martinenses, los de San Rafael se quedaron con las comunidades que se negaban a pagar el impuesto predial, lo que sin duda complicó sus finanzas. Santiago Sochiapa se quedó con 40 mil hectáreas y con los mismos problemas y rezagos de hace 20 años.

La Ley Orgánica del Municipio Libre de Veracruz estipula que para crear un nuevo municipio se debe contar con una población mayor de 25 mil habitantes; disponer de los recursos económicos suficientes para cubrir las erogaciones que demande la administración municipal y para prestar los servicios públicos municipales; que la cabecera municipal cuente con locales adecuados para la instalación de oficinas públicas, infraestructura urbana y medios de comunicación con las poblaciones circunvecinas y contar con reservas territoriales suficientes para satisfacer las necesidades de la población. Si revisamos cómo están los 212 actualmente, vemos que hay varios que ni siquiera cubren con esto.

No pasemos por alto que somos el tercer estado con mayor número de municipios en el país, solo superados por Oaxaca, que tiene 570 y nuestro vecino Puebla, con 217 ayuntamientos.   Si hoy se le preguntara a la gente de San Rafael y Sochiapa, cuáles son los beneficios de haberse independizado, difícilmente los podrían ubicar. Salvo plazas de trabajo en los ayuntamientos, no hay mayor obra pública ni un cambio sustancial en la forma de vida de la gente. Y así, quieren seguir fragmentándose.

@YamiriRodriguez