Desde el café

Rocío; disfrazada de jarocha y bailando la Bamba

Bernardo Gutiérrez Parra

Quién sabe qué mosco le picaría al gobernador Cuitláhuac García que el viernes anterior asistió en Veracruz a un partido de basquetbol femenil en el recién rehabilitado auditorio “Benito Juárez”. Esto lo pregunto porque no se sabe que sea fanático del básquet o de otros deportes. A él pónganle música de salsa y es feliz.

Pero hubo una razón. El mosco que le picó se llama Rocío Nahle a la que placeó en el auditorio para mandar por enésima vez, el mensaje de que ella será la candidata de Morena a sucederlo en el cargo.

Y hubo un motivo extra; someterla al escrutinio del populacho para saber qué tan querida o rechazada es. Es decir, Rocío iba preparada para que la abuchearan o para que le aplaudieran. Pero, pobrecita, la ignoraron de fea manera.

Los seguidores de las Rojas del Veracruz y las Halconas de Xalapa fueron a disfrutar las peripecias del encuentro en plan familiar y poco o nada les importó a quién andaba placeando Cuitláhuac, que también debió sentir lo gélido del desprecio.

Y es que no hubo nadie que siquiera por caridad y amparado en el anonimato gritara “¡Arriba nuestra futura gobernadora!” o en su defecto “¡Fuera la zacatecana!”

No hubo nada. Acaso una inofensiva silbatina por aquí y una que otra mentada por allá. Pero nada digno de tomarse en cuenta.

Aparte de que la señora anda a la baja, pero muy a la baja en aceptación, la están aconsejando mal. ¿A quién se le ocurriría enviarla a un partido de básquet acompañada de uno de los gobernadores más rechazados y antipopulares del país?

Seguramente al mismo que le aconsejó que le cayera de sorpresa a Manuel Huerta Ladrón de Guevara, delegado de los Programas del Bienestar, en un evento organizado por el funcionario.

Y contra lo que pudiera suponerse órale, Rocío se hizo la aparecida lo que constituyó un agravio para don Manuel que por mucho que esté acusado de acoso y violación sexual, es uno de los aspirantes a la gubernatura. En serio, se vio pésimamente mal que su adversaria metiera la cuchara en su plato, sobre todo cuando no fue invitada.

¿Qué tenía que hacer la señora en un acto de entrega de fertilizantes organizado por Manuel Huerta? Hasta el propio funcionario se lo debe de estar preguntando.

Que no te extrañe lector si al rato Rocío se materializa en un mitin de Sergio Gutiérrez y pone como pretexto que sólo fue a saludarlo porque pasaba por ahí.

La desesperación por su caída en las encuestas está afectando las neuronas de sus asesores que ya no aportan ideas sino ocurrencias. ¿Qué sigue? ¿Lanzarla de un cerro en una tirolesa? ¿Disfrazarla de jarocha y ponerla a bailar la Bamba con Eric Cisneros? ¿Treparla en un globo aerostático parada de cabeza?

La desesperación es muy mala consejera y la está padeciendo Rocío Nahle que independientemente de eso, tiene que pasar forzosamente por el trago amargo de echar a andar la refinería de Dos Bocas.

López Obrador anunció en diciembre (o más que anunciar le ordenó a su Secretaria de Energía) que para este 1 de julio Dos Bocas deberá estar procesando 170 mil barriles de crudo… ¡DIARIOS!

En 54 días que faltan para que se cumpla el plazo, no se ve por dónde la zacatecana pueda hacer el milagro.

De ahí su desesperación aunada a la ansiedad, obsesión, ofuscación, turbación, metidas de pata y todo eso combinado.

Por todo lo anterior sigo y seguiré insistiendo; Rocío es mi favorita a la candidatura de Morena.

Celebra Zenyazen eliminación de caseta en Fortín

El secretario de la SEV Zenyazen Escobar García, celebró que el gobierno de la Cuarta Transformación cumplió una vez más a los veracruzanos de la región de las Altas Montañas, ahora con la suspensión del cobro de peaje en la Caseta no. 45 ubicada en Fortín desde el pasado viernes 5 de mayo, como respuesta a una de las peticiones más añejas de los diversos sectores de la sociedad.

“Con hechos demuestra el gobierno de la Cuarta Transformación que cumple su palabra, no como los anteriores que solo utilizaron la reubicación de esta plaza de cobro como una bandera política y al final no hicieron nada”, expresó Escobar García.

“No hay que olvidar cómo muchos candidatos a algún cargo de elección popular tomaron como bandera política este tema, a sabiendas de que no harían nada, pero con tal de sumar votos no les importaba engañar a la gente y cuando llegaron al poder se olvidaron de cumplir su promesa de campaña”, agregó.

Escobar García recordó que por más de dos décadas los diversos sectores, principalmente los empresarios y transportistas, exigieron a quienes estaban en el gobierno, las gestiones pertinentes para la reubicación de la Caseta de Fortín, pero los ignoraron.

De igual manera, no pasó por alto a los políticos que de inmediato comenzaron a “colgarse el milagro” pero afirmó: “Aquí tenemos que reconocer las gestiones del gobernador Cuitláhuac García Jiménez y la disposición del presidente López Obrador para escuchar a los veracruzanos”.

Zenyazen Escobar se mostró contento porque el Mandatario estatal cumplió su compromiso de campaña, “no solo fueron promesas, aquí están los hechos y quedó demostrado una vez más que el gobierno de la Cuarta Transformación cumple a los veracruzanos”.

bernardogup@hotmail.com