Esténtor Político

La popular Espartaqueada y la crisis del deporte mexicano

Miguel Ángel Casique Olivos

La Espartaqueada Deportiva del Movimiento Antorchista se ha convertido en una impactante olimpiada del deporte amateur y también profesional en México, y es ya un referente entre atletas y deportistas del país así como de algunos otros países como Colombia y Cuba; son los deportistas, como el colombiano Francisco Ruiz, quienes celebran este gran proyecto y ven que es una idea visionaria el usar el deporte como mecanismo o herramienta para enfrentar y solucionar problemas sociales no sólo de México, sino de Latinoamérica.

Durante una semana, del 6 al 14 de mayo, se vive una intensa actividad con al menos 10 mil deportistas que miden sus fuerzas en atletismo, natación, basquetbol, futbol, voleibol y beisbol, todo esto enmarcado en la edición número veintiuno de la Espartaqueada Deportiva de Antorcha, ésta, una organización social que dentro de poco tiempo cumplirá 50 años, pero que está más viva que nunca y se encamina como una alternativa real de educación, concientización y politización de los mexicanos para encabezar al pueblo y hacer frente a los problemas derivados de la crisis del modelo económico neoliberal en México y en el mundo.

El deporte aglutina y hace al individuo que lo practica, más vivo, saludable y más resuelto en su carácter para enfrentar los problemas que le presente su entorno social; con el deporte, el ser humano tiene más oxigenado su cerebro y posee mayor capacidad para observar, analizar y crear respuestas a las dificultades sociales, económicas y políticas y, finalmente, con la práctica deportiva en las Espartaqueadas se une a los niños, jóvenes, a las familias y a todo pueblo, una unidad necesaria y de mayor urgencia ante los desastres de los pueblos, generados por la ineficiencia de muchos gobernantes como el morenismo y la 4T de López Obrador.

Imagine usted, amigo lector, qué tan mal andamos como país cuando el pasado 19 de abril la Comisión Nacional del Deporte (Conade), con su titular Ana Gabriela Guevara, pronosticó que México será potencia en el deporte pero hasta el 2040, y eso, si se sigue el “Programa Institucional 2021-2024”, que vaya usted a saber qué contiene, porque lo que sí es cierto es que al deporte se le han quitado recursos y la infraestructura deportiva es la misma y se encuentra en muy malas condiciones. El deporte mexicano no tiene resultados en las competencias profesionales y tampoco se promociona entre la sociedad.

Lo que sí se sabe es que una de las causas por las que el deporte en el país es muy lento es por el poco apoyo oficial; y en esta administración se sumó el error de retirar apoyos e incentivos a muchísimos atletas, sumado a que no se promociona el deporte entre las capas sociales más desprotegidas que habitan en pueblos y colonias donde 1 ó 2 de cada 50 cuentan con canchas de basquetbol o futbol y ya no se diga de pistas de atletismo, campos de futbol o de beisbol que son inexistentes.

Pero a todo esto también se suma la poca transparencia y al mal manejo de los recursos que se destinan porque la gestión de Ana Gabriela Guevara, que está al frente de la Conade, ha sido criticada, -por parte periodistas, atletas mexicanos y figuras públicas-, ante las diversas irregularidades presentadas desde el año 2018 y por retirar y condicionar apoyos a los atletas, lo que ha agudizado la crisis del deporte mexicano.

En Tecomatlán se vive una fiesta del deporte amateur que se realiza sin apoyo oficial; al menos 10 mil deportistas seleccionados entre 25 mil que compitieron en los 31 estados y la ciudad de México en eliminatorias previas, se reencuentran y miden sus destrezas como verdaderos espartanos, con un temple de acero, con una actitud de triunfo y con la mira puesta en que proyectos deportivos como estos sigan ganando terreno ante la falta de respaldo de los gobiernos en los niveles federal, estatal y municipal.

En el acto inaugural de este encuentro, Aquiles Córdova Morán fue enfático al dejar claro que Antorcha promueve el deporte por su capacidad de unir y de convertir a “los individuos en un colectivo con la fuerza de una roca”. La juventud y el pueblo con su unificación sólida en una sola organización, será capaz de enfrentar valientemente las dificultades, una cualidad que se hace mas necesaria en los tiempos actuales. La Espartaqueada Deportiva se vuelve más popular y su masificación garantizará el éxito de un México unido en busca de justicia social y bienestar para todos, uno en donde el deporte no sea olvidado. ¡Muchas felicidades por la enorme huella del XXI Espartaqueada Nacional Deportiva! Por el momento es todo.