Sin permisos, construcción de “basurero” en zona centro de Veracruz

Juan David Castilla

La Secretaría de Medio Ambiente (Sedema) no ha otorgado permisos para la instalación de un centro de transferencia de residuos sólidos urbanos en la zona de Amatlán de los Reyes y Córdoba.

El pasado 22 de mayo, los pobladores y activistas que se han manifestado en contra del “basurero” se reunieron con autoridades estatales y municipales.

Los ambientalistas y colectivos indicaron que no están dispuestos a aceptar el proyecto por su cercanía con la población, escuelas, el pozo que abastece de agua potable a la cabecera municipal de Amatlán y la proximidad con el arroyo quimiapa.

“Además argumentamos que no fuimos ni hemos sido informados del proyecto, de los permisos y requerimientos necesarios, lo cual es una violación a los derechos humanos, pues no tenemos la certeza del funcionamiento de este supuesto centro de transferencia, además de que en la plataforma de la Sedema, al colocar la ubicación del sitio, dice que no es un lugar apto para este tipo de proyectos”, indicaron.

En esa reunión, realizada en el Puerto de Veracruz, la Secretaria de Medio Ambiente reveló que no ha emitido ningún permiso o autorización referente a la construcción y operación de un centro de transferencia en el ejido San Miguelito. Las ubicaciones a donde está destinado el proyecto y que se pueden consultar en las páginas correspondientes, es en la localidad de Tapia.

“El procurador del Medio Ambiente sostuvo que no van a imponer nada, por lo tanto al no haber un acuerdo en la reunión se propuso una próxima reunión la cual será convocada por la Secretaría del Medio Ambiente y Procuraduría del Medio Ambiente”, añadieron.

Además, indicaron que las autoridades de Amatlán dijeron no haber sido informadas sobre dicho centro de transferencia. Mientras que el gobierno de Córdoba sostuvo que tienen el dinero y que ya compraron el predio a pesar de no estar autorizada la construcción en ese lugar.

“Exhortamos al gobierno local de Amatlán de los Reyes, a establecer el diálogo con el movimiento: No al Basurero”. Reiteramos, como hemos dicho, que la mejor vía para darle solución a esta situación que nos compete a todas y todos, sólo será posible mediante el diálogo, el respeto así como la disposición de las autoridades para hacer su trabajo de manera ética e integra para escuchar a las y los ciudadanos que tenemos el derecho a exigir se respeten nuestros derechos humanos y de libertad de expresión”, remataron.