Rubén G. Pérez y los desbarrancados

mde
diciembre 11, 2023 2:38 am
Comparte

Rubén G. Pérez y los desbarrancados

Nazario Romero Díaz

Martínez de la Torre, Ver.- Durante décadas, don Rubén Guzmán Pérez se desempeñó como secretario del Agente del Ministerio Público Municipal, cargo que ejercía en aquellos tiempos remotos el síndico del ayuntamiento en los pueblos chicos como era Martínez de la Torre.

También fue presidente del comité municipal del Partido Revolucionario Institucional, cargo que después de muchos años heredó a Germán Muñoz Reyes.

Gran Maestro de la Respetable Logia Masónica “Teocali” fue don Rubén, además, fundador del Club Rotario y directivo de ARIC, Asociación Rural de Interés Colectivo.

Fue también fotógrafo, conocido por “El Foto”, pues como tal llegó a este pueblo en los años treintas con su cámara de cajón al hombro y su cubeta en mano.

Llegó como abonado de la fonda de doña “Chole”, que se ubicaba junto al palacio municipal y finalmente se casó con ella.

Vino de su natal Oaxaca y se quedó aquí para siempre, pues murió en una navidad hace pocos años siendo sepultado en el panteón de María de la Torre, de donde era ejidatario.

Como secretario del Ministerio Publico Municipal, le correspondió levantar las actas de los “desbarrancados” del cuartel militar en los tiempos del exterminio de la temible organización criminal de la “Mano Negra”, época en que el general José B. Reyes Esquivel enviaba al panteón frecuentemente una buena dotación de cadáveres que llenaron el lugar del eterno descanso.

Contaba don Rubén que por las mañanas el militar mandaba por él en un “jeep” para que fuera a levantar las actas y dar fé de los cuerpos sin vida que yacían en la barranca. Pero como no todos morían al caer de las alturas del cuartel, cuando supuestamente pretendían fugarse durante las oscuras noches, los soldados los remataban a garrotazos.

Practicadas las diligencias de ley, los llevaban al cementerio para enterrarlos sin caja ni petate, sólo cubiertos con cal.


Comparte