Roban más de 200 casas al mes en Veracruz

Juan David Castilla

En Veracruz se contabilizan más de 200 casos cada mes durante el presente año.

Las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (Sesnsp) muestran que en Veracruz hubo 2 mil 249 robos a casa habitación de enero a octubre.

El Informe de Incidencia Delictiva del Fuero Común 2023 indica que en agosto se registraron 220 casos, en septiembre 232 y en octubre 200.

Sin embargo, dichas cifras han sido constantes durante casi todo el año, según consta en carpetas de investigación integradas por la Fiscalía General del Estado (FGE), a cargo de Verónica Hernández Giadans.

De los 2 mil 249 casos, 325 ocurrieron con violencia y mil 924 sin violencia, en los distintos municipios de la entidad veracruzana.

Durante el fin de semana se registraron dos robos a casa habitación en la colonia Insurgentes, ubicada en la zona oeste de la ciudad de Xalapa, donde los pobladores temen por su seguridad.

Esto ocurrió sobre la calle principal Mariano Matamoros: uno en el transcurso de la mañana y otro durante la madrugada, donde los ladrones fueron captados con las cámaras de videovigilancia de algunos domicilios.

De acuerdo con Arely Hernández Alvarado, vecina de la zona, la inseguridad rebasa las estrategias contra la delincuencia implementadas por el gobierno municipal, que encabeza el alcalde Ricardo Ahued Bardahuil.

“A pesar de que el alcalde y el regidor Daniel Fernández Carrión promueven un programa de alarmas y hacen la compra de carros para recorrer todo tipo de terreno, los robos no paran”.

A plena luz del día, los delincuentes destrozaron las chapas de las puertas de las casas y entraron para cometer los atracos.

“A las primeras horas de la madrugada, a través de las viviendas deshabitadas brincan a las viviendas habitadas para poder sacar lo que puedan y huir sin que pase nada”.

Las viviendas abandonadas tampoco se salvan de los “rateros”, quienes arrancan las puertas, ventanas o cualquier material que puedan comercializar.

Además, a los vehículos que están estacionados en la vía pública les roban las baterías y el autoestéreo, situación que también es frecuente en la colonia Insurgentes.

“La gente prefiere ya no denunciar por no perder tiempo con el burocratismo y por la falta de credibilidad en las instituciones, lo ven como pérdida de tiempo y dudan de que se les haga justicia, otros no actúan por temor a represalias de los delincuentes. Todos saben dónde están los nidos de las ratas y quienes son ellas, pero nadie actúa”, increparon los vecinos.