El año electoral que viene / Gustavo Filobello


Banner-970-250

El año electoral que viene.

LAE Gustavo Filobello Niño

A 4 días de que termine el 2023, el futuro político en México y en Veracruz no es tan claro como algunos quisieran verlo.

Porque en las elecciones del primer domingo de julio se validará o no el trabajo y resultados de este gobierno autoproclamado como la Cuarta Transformación de la vida pública del país.
Yo pregunto,
¿Será así es percibido por la mayoría?
¿Realmente México ya cambió ?
¿Estamos mejor o pero qué antes?

Creo son algunas de la interrogantes que deberemos contestarnos antes de votar.

Pero mientras llega el día, quienes detentan el poder así como quienes quieren sacarlos nos están mostrando un mal panorama de lo que se avecina.

De quienes tienen en el poder.

Los gobernantes actuales y los dirigentes de Morena actúan como si ya tuvieran el triunfo en la bolsa.

Sobrados de poder, organizan reuniones o mítines según que son dirigidos a la militancia del partido, aunque en realidad y dandole la vuelta al árbitro electoral, son eventos típicos de una campaña electoral en abierto: Se moviliza gente, montan templetes, reparten camisetas impresas y en el mejor de los casos, hasta lonches.

Y para asegurar el voto y triunfo, se reparten áreas de atención, reorganizan sus estructuras electorales y sobre todo, hacen cálculos de los votos que obtendrán y que son compromisos pactados con sangre con sus líderes.

Así de seguros están de ganar.
¿Y de verdad estarán?

De los que quieren el poder.-

Unidos en un bloque opositor, PAN, PRI y PRD armaron disque con la la sociedad civil candidaturas ciudadanas para competir contra Morena.

Pero de qué tamaño verán la bronca, que en este bloque, antes impensable, obligan a priistas y panistas hacer campaña juntos. Foxitas y Salistas, Calderonistas y Peñistas unidos tomados del brazo. Claro aunque algunos Peñistas el brazo que tomaron fue el de Morena! ¡Para la foto!

Pero más allá de la foto, la realidad del 23 que acaba es que los dirigentes de los partidos opositores estaban más preocupados por colorarse en diputaciones y senadurías que en realmente organizarse para ganar el 24. Para prueba un botón : aún no formalizan estas alianzas en algunos estados, como Veracruz, para la elección a Gobernador. Así las cosas.

Con una precampaña a la presidencia que fue de más a menos, sin una estrategia clara ante el oficialismo y sin cuadros ciudadanos dentro, se ve difícil el 24 para ellos.

Así las cosas. Y sin querer amargar la cena de fin de año, lo que nos queda es reflexionar muy bien nuestra decisión en el proceso de 24. Y comparar si pasiones ni presiones: ¿Quién es el mejor? o visto desde otro ángulo ¿Quien es el menos malo?

Feliz año nuevo a todos.

Filomedios