El asesinato del dirigente del PRD en el municipio de Cuitláhuac, Alejandro Naredo, registrado por la mañana de este sábado, es el primer hecho violento del año contra un autor político de Veracruz.

El caso enrarece el ambiente político de la entidad, y particularmente de la zona centro del Estado.