Concientiza IMSS Veracruz Norte sobre enfermedades raras


Banner-970-250
  • Las enfermedades raras son padecimientos que afectan a 5 personas o menos por cada 10,000 habitantes, pueden ser crónicas, graves, incapacitantes y progresivas.

Redacción Hora Cero

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Veracruz Norte recomienda a la población en general a concientizarse en el Día Mundial de las Enfermedades Raras, con el objetivo de que se conozca sobre este tipo de enfermedades y se sepa en qué momento se tienen que acercar a la atención médica.

De igual manera, se busca hacer hincapié en el proceso de investigación médica en nuestro país y en el mundo; entre estas enfermedades raras cuya incidencia es de menos de 5 casos por cada 10 mil habitantes, se encuentra el Síndrome de Sanfilippo, comentó el médico neurólogo del Hospital General de Zona (HGZ) No. 11, Omar Alfredo Ramírez Tamayo.

 

Asimismo, el especialista mencionó que la enfermedad de Sanfilippo o también conocida como Mocopilosacaridosis tipo tres, es una enfermedad genética rara, en la que existe una alteración en unas pequeñas estructuras de las células que se llaman lisosomas.

 

Dichas estructuras no pueden degradar una sustancia parecida a los azúcares y las proteínas, por lo que esos elementos se van acumulando, generando la muerte progresiva de las células a lo largo de la vida del paciente, por lo tanto, provoca que poco a poco se genere un deterioro en las funciones neurológicas, afectando principalmente al sistema musculoesquelético y otros órganos, explicó el especialista.

 

De igual manera, el neurólogo mencionó que el Síndrome de Sanfilippo se presenta porque la mamá porta una variante genética que ocasiona la enfermedad y el papá porta el mismo gen, combinación que termina expresando la enfermedad en el paciente.

Ramírez Tamayo afirmó que los síntomas se van manifestando de manera progresiva; pues el paciente nace normal y lleva un desarrollo neurológico relativamente estándar hasta sus 3 años; salvo ciertas dificultades con el lenguaje, alteraciones musculoesqueléticas y dismorfia facial, es decir, alteraciones en las características de la cara.

De igual modo, “existe una alteración conductual, agresión y autolesión de los propios pacientes, pérdida de capacidad motora, músculos rígidos y en la adolescencia el paciente puede estar totalmente incapacitado; el Síndrome de Sanfilippo requiere de un manejo multidisciplinario que permita un tratamiento sintomático, ya que no se puede curar y el promedio de vida de los pacientes es de hasta la juventud temprana o un poco más”,  finalizó el neurólogo del HGZ No. 11.