“La apuesta correcta o el doble de seis” / Luis Fernando Ruz Barros

25 abril, 2024 12:43 am
Luchas-medios-digitales-728x90-2-1

“La apuesta correcta o el doble de seis”

Mtro. Luis Fernando Ruz Barros / El Oráculo de Delfos

Tengo la sensación de que estamos jugando las últimas fichas. Así como en el dominó, me parece uno de esos juegos donde queremos guardar el doble seis, aun cuando todos sabemos cómo eso termina. Durante muchos años, incluyendo esta última gestión, el estado apostó a todo y a la vez a nada en la economía. Apostó a lo que teníamos y no supimos manejar y a lo que nunca debió. Nos fuimos con las corrientes internacionales, en muchas ocasiones, incluso, con ejemplos nacionales sin eco y con las recomendaciones de consultores iluminados. Justo antes de que se trabe el juego, con las elecciones de este mismo año, se abre una puerta para apostar a la cultura. La actividad cultural, guiada por las artes, todos los medios y soportes a través de los cuales se manifiesta son el único elemento real de diferenciación. Es pues, la única estrategia capaz de atender de manera transversal la estructura económica. Lo hace, por ejemplo, a través de la famosa industria sin chimeneas, lo hace a través de la internacionalización de nuestra identidad como pueblo que garantiza la inversión extranjera y lo hace a través del bienestar social que es la única finalidad del desarrollo. Sin embargo, le tenemos un miedo incomprensible a intentarlo dentro y fuera del sector cultural. Inclusive, tratamos de distanciarlo hasta del propio discurso de economía creativa, pretendiendo que son dos cosas distintas. La creatividad no es otra cosa que la imaginación con contexto, y ese contexto es la cultura. Esa misma cultura que resulta una vía a la libertad de criterio individual, a la igualdad y a la humanización de la sociedad.  Vincularnos con iniciativas culturales nos permite seguir fomentando esos valores. Y es precisamente lo que el mundo anda buscando. Se sabe que no toda la población puede vivir de las industrias creativas, pero se puede crear una plataforma para que muchos de los nuevos cimientos sobre los que repose el estado de Veracruz se construya sobre ello. Si esa base parte de la equidad, inclusión, diversidad y justicia social, y lo hace desde la creatividad, habrá terreno fértil. Con la transición, oportuna o no, del IVEC a Secretaria de Cultura, resulta imperioso que las políticas culturales vayan ajustadas a la inercia de estos nuevos tiempos, esos en los que la cultura debe ser tratada con la misma atingencia que cualquier otra materia dándole la importancia que la reviste, máxime en una entidad repleta de historia y riqueza artística como la nuestra, lo otro sería quedarnos con el doble seis. Esa es la última y única apuesta correcta.