Nuestro desastre educativo / Raúl Arias Lovillo

25 abril, 2024 1:47 am
Luchas-medios-digitales-728x90-2-1

Nuestro desastre educativo 

Raúl Arias Lovillo 

2 abril 2024

Como se ha destacado por periodistas y columnistas, en un hecho inédito un grupo de casi dos centenares de especialistas entregó recientemente al candidato José Yunes Zorrilla los resultados del diagnóstico de los principales ejes de desarrollo de Veracruz para los próximos años. Hay que reconocer la voluntad de Pepe por impulsar un gobierno basado en el conocimiento para acabar de una vez por todas con el estilo del gobierno de Morena basado en improvisaciones y ocurrencias. 

En el caso del sector educativo, los indicadores del diagnóstico elaborado por mis colegas refleja el abandono de Morena de la educación de Veracruz en este sexenio, que ha agravado su retraso relativo frente a otros estados de nuestro país. 

Para enfrentar los problemas más críticos del sector es necesario modernizar la anquilosada estructura de la SEV, excesivamente burocratizada, poco transparente y que solo ofrece malos resultados educativos. No es posible seguir destinando la mayor parte del presupuesto público de la entidad y ocupar uno de los últimos lugares del ranking nacional. 

Nuestra educación debe recuperar una visión científica, ordenada, coherente con la revolución del conocimiento que hoy vivimos, ya que está en juego el futuro de miles de niños, niñas y jóvenes (sobre todo aquellos con desventaja socioeconómica).

El rezago educativo es uno de los problemas más serios que enfrenta la educación en nuestro estado: población que no sabe leer ni escribir, así como la de 15 años y más con la primaria y/o secundaria no completada. El rezago educativo sitúa a Veracruz en el segundo lugar nacional en virtud de que, de acuerdo a datos oficiales, el 30.1% de la población de la entidad se encuentra en esta lamentable situación, una verdadera catástrofe. 

Otro indicador de nuestro retroceso es la disminución de años de escolaridad, pasamos de 13.5 años en 2015 a solamente 12 años en 2022; podría pensarse que la pandemia de Covid-19 explica esta baja, sin embargo en Veracruz la mayor caída en escolaridad se observó antes de la suspensión de clases por la emergencia sanitaria entre 2018 y 2019.

La desigualdad es otro de los problemas más graves que afecta a diferentes aspectos del sistema educativo, como la brecha en el acceso a la educación entre zonas rurales y urbanas, el nivel socioeconómico de los estudiantes y sus familias también influye en la desigualdad educativa; las niñas y jóvenes mujeres enfrentan barreras adicionales para acceder y permanecer en la escuela debido a factores culturales, estereotipos de género, embarazo adolescente y falta de apoyo en su educación.

Por otra parte, las políticas públicas de ciencia, tecnología e innovación se han convertido en el eje central del desarrollo económico y sostenible de países y regiones en los últimos años. Desafortunadamente en Veracruz no se han construido políticas públicas que utilicen las capacidades de empresas, instituciones académicas y de investigación para apuntalar la competitividad del estado. 

Somos una de las entidades con menor número de investigadores por cada mil habitantes en el Sistema Nacional de Investigadores (SNI), ha faltado coordinación entre el sector productivo y las instituciones de investigación para desarrollar proyectos de investigación. También se ha carecido de vinculación entre las instituciones locales con organismos internacionales y universidades extranjeras para desarrollar programas de colaboración en investigación científica, desarrollo tecnológico e innovación. La mayoría de nuestras universidades e institutos tecnológicos carecen de la infraestructura para ofrecer conectividad a Internet a sus académicos y estudiantes. 

Nos movemos en un círculo muy negativo: como no tenemos una infraestructura adecuada y suficientes miembros del SNI, no generamos suficientes proyectos innovadores; como no tenemos proyectos innovadores, no mejoramos nuestra infraestructura y no impulsamos el crecimiento de miembros del SNI. Urge romper este círculo negativo.

El espacio no alcanza para hablar de otros temas de nuestro diagnóstico pero una cosa es innegable: urge enfrentar este desastre que hoy vive la educación en Veracruz.