Guerra sucia / Manolo Victorio


Banner-970-250

Carpe Diem

Manolo Victorio

Guerra sucia

 

Las campañas proselitistas rumbo a la gubernatura de Veracruz se han decantado al lodazal.

La propuesta ha quedado en segundo plano ante las campañas negras que se intensifican para dañar al adversario.

Según el Instituto Nacional Electoral, se identifica una campaña negra luego del resultado científico de los estudios del cerebro humano, que responde más en la toma de decisiones al lado emocional que al módulo racional.

Las campañas negras activan el cerebro emocional, tienen un aspecto de contraste y otra de ataque –según video del INE Televisión-, distinguen al oponente comparando los resultado y aspectos criticables de sus propuestas e ideas; pero también de su imagen, carácter e historia.

Los ataques a estos aspectos activan el cerebro reptiliano del individuo –el más antiguo e instintivo- dice la explicadora del INE.

Las promesas sin fundamento, el verbo fácil y los regalos llegan con facilidad al cerebro reptiliano. 

Georgina Montemayor, la explicadora del INE invita al potencial elector a informarse sobre las propuestas que traen los candidatos a un puesto de elección popular. El ciudadano debe hacerse la pregunta si las propuestas tienen objetivos reales e identificables, quien es capaz de ver claro el país que tenemos y el que queremos tener.

Buscar las ideas por encima de los insultos y descalificaciones, recomienda el árbitro electoral en la concepción, maduración y ejecución del voto libremente decidido.

Los insultos y descalificaciones pueblan el escenario electoral, donde los villanos del pasado, ahora se visten con capas de justicieros, en un intento por llegar al cerebro reptiliano de los veracruzanos.

Las campañas negras, las contracampañas tienen una parte de contraste y otra de ataque, esto es: critican las ideas y propuestas de su oponente, así como su carácter e imagen.

La cuestión aquí es que las campañas que enderezan son identificables hasta por un estudiante de diseño gráfico y publicidad.

Se quedan en el círculo rojo, en la nata, en el mundo virtual de las redes sociales, en los grupos de chat del WhatsApp donde se construyen realidades virtuales y escenarios victoriosos que sólo existen en las mentes de los estrategas partidistas que sólo venden por adelantado el bono de la esperanza a los candidatos que por un lapso de 60 días viven en la burbuja de un poder obtenido por el algoritmo de la Inteligencia Artificial.

El pensamiento recurrente del electorado, el que sí vota, es saber cuándo se termina la veda para hacer fila en el Banco Bienestar para cobrar la pensión de Adultos Mayores, la Beca Benito Juárez, el estímulo temporal de Jóvenes Construyendo el Futuro o cualesquiera de los 16 programas que aterriza el gobierno federal en todo el país, Veracruz incluido.

Hay varios escenarios, dibujados en el análisis periodístico.

Gustavo Filobello Niño escribió recientemente que los ‘los equipos de campaña parece que no ven el 18% de indecisos que arrojan la mayoría de las encuestas publicadas; son ciudadanos con credencial que AÚN NO deciden por quien votar 640 mil votos que harán la diferencia entre ganar o perder la elección’.

Según tesis del mercadólogo y asesor de campañas, la intención de voto de estos huérfanos electorales no variará pese la intensificación y eficacia de la guerra sucia, pese a que, en esta primera quincena de cuatro de las campañas, se han decantado por Rocío Nahle, Pepe Yunes o Polo Deschamps.

Las campañas negras son meros distractores en el espectáculo proselitista, según tesis de Filobello.

El Tribunal Electoral de Veracruz se prepara para lo que se anticipa como un proceso sumamente competido y judicializado.

Luis Alberto Romero lanzó el 4 de abril pasado la tesis de la judicialización de la elección en Veracruz.

‘En la elección local veracruzana, parece que el papel de los tribunales será fundamental’.

La visión de una elección que será dirimida en tribunales, se basamenta en ‘los claros los riesgos en el proceso; la violencia política en razón de género; los temas de seguridad; y el exceso en los gastos de campaña’.

Muchos columnistas avizoran un empate técnico al cierre de la primera quincena de mayo entre Nahle y Pepe, lo que es una variable lógica de toda campaña electoral, sujeta al vaivén de las circunstancias.

Otros le dan 6 puntos de ventaja a la candidata morenista sobre el Peroteño, sacando del algoritmo a Polo Deschamps, ubicándolo como simple testigo de piedra en esta elección.

La libertad de expresión no está condicionada.

La única encuesta válida será levantada en la urna, con la boleta cruzada, contada y subida al PREP.

Todo lo que corra en las cañerías de las campañas negras, todo lo que se diga o escriba a favor o contra de las campañas, candidata o candidatos, sólo es aderezo para transitar en la monotonía de los días.

Para que adivinar lo que se va a saber, dicen José Luis Enríquez que decía Adolfo Ruiz Cortines.

… del mismo costal.

Una resultante de la marcha feminista que se realizó en Xalapa, después de lo jaloneos, acusaciones, réplicas y contrarréplicas que llenaron espacios en periódicos, portales digitales y noticiarios de radio y televisión, es que Norma Rocío Nahle García se compromete a enviar una iniciativa a la 67 Legislatura veracruzana -si gana la elección, claro está-  para la creación de una Fiscalía Especializada en Feminicidios, en un estado donde la atención a la demanda de justicia ha sido ignorada olímpicamente.

La correlación de fuerzas, la movilización de las mujeres, la postura crítica, la ocupación del espacio público empuja la concepción de respuestas a la violencia que viven día a día.

Bien.

columnacarpediam@gmail.com