Abandonan a 430 migrantes centroamericanos al sur de Veracruz


Banner-970-250

Juan David Castilla

Al menos 430 migrantes centroamericanos fueron abandonados sobre la carretera federal Cosoleacaque-La Tinaja, a la altura del municipio de Jáltipan, en la zona sur del estado de Veracruz, donde es constante el paso de los migrantes extranjeros que siguen el “sueño americano” y viajan hacia la frontera norte.

Se trata de personas procedentes de los países Honduras, Ecuador, El Salvador, Venezuela y Cuba, quienes estaban deshidratados y recibieron la atención médica correspondiente, sin que su vida esté en peligro.

En este grupo de migrantes se localizó a una mujer embarazada y a un hombre que presentaba lesiones en el cuerpo, por lo que fueron trasladados por elementos de Protección Civil municipal al Hospital de Cosoleacaque.

La mujer fue identificada como Betty López Macías, de 36 años, originaria de Honduras. Mientras que el varón fue identificado como Eduardo Barrientos, de 27 años, procedente de Ecuador. Al momento, su salud se reporta estable.

La mañana de este jueves 2 de mayo, las autoridades recibieron el reporte de personas sobre la carretera. Al llegar, se constató que había al menos 430 migrantes, quienes viajaban en autobuses turísticos, pero fueron abandonados en la carretera durante la madrugada por los “polleros”.

Las personas fueron trasladados a una sede del Instituto Nacional de Migración por parte de elementos de la Guardia Nacional, Policía Estatal, Municipal y Fuerza Civil, donde se les proporcionó agua y alimentos.

En un comunicado, con fecha del 17 de julio de 2023, el INM indicó que cerca de la ciudad de Cardel, en Veracruz, un total de 206 personas, procedentes de Guatemala y Honduras, fueron encontradas en condiciones similares a lo ocurrido en Jáltipan recientemente.

“Estaban encerradas en las cajas herméticas de un tráiler, abandonados y obligados a ingerir sustancias para soportar el encierro”, se lee en el informe del INM que emitió aquella ocasión.

Según el testimonio que las víctimas ofrecieron a las autoridades, los presuntos traficantes de personas los han forzado a consumir medicamentos para “inhibir sus necesidades básicas”.

En el caso reciente, se contabilizó a los extranjeros, quienes fueron trasladados a las instalaciones del INM para realizar las gestiones correspondientes, definir su situación legal y, de ser necesario, proceder a su retorno asistido.