El triunfo de Morena en Veracruz / Hora cero

Hora cero

El triunfo de Morena en Veracruz
Luis Alberto Romero
La jornada electoral del domingo 2 de junio fue redonda para el Movimiento de Regeneración Nacional, Morena; la alianza encabezada por el partido fundado por el presidente López Obrador ganó prácticamente todo: la presidencia, el Senado en 30 de los 32 estados del país; y más de 250 distritos, con lo que se perfila para integrar la mayoría calificada en ambas cámaras.
Además, de acuerdo con los primeros reportes, la 4T habría logrado el triunfo en 7 de los nueve estados que votaron por gobernador, con las únicas excepciones de Jalisco, que fue para Movimiento Ciudadano; y Guanajuato, entidad que será gobernada por la alianza PAN-PRD-PRI.
Esa aplastante victoria se vio reflejada también en Veracruz, donde la oposición tenía altas expectativas con la candidatura de José Francisco Yunes Zorrilla, quien perdió las elecciones por la gubernatura por segunda vez.
En la contienda estatal, el conteo rápido difundido por el Organismo Público Local Electoral no deja lugar a dudas: con una participación de entre el 57.6 y el 60.7 por ciento, la candidata de la alianza “Sigamos Haciendo Historia en Veracruz”, Rocío Nahle, se ubicó entre el 57.4 y el 61.5 por ciento; su principal adversario, José Francisco Yunes, de “Fuerza y Corazón por Veracruz, entre el 29.4 y el 33.2 por ciento. Muy lejos, el abanderado de Movimiento Ciudadano, Hipólito Deschamps, con un porcentaje mínimo de 6.1 y máximo, de 7.2.
No hay antecedente reciente en Veracruz de un resultado similar, en el que la diferencia entre el primero y el segundo lugar sea tan contundente. Nahle ganó por más de 25 puntos.
En cuanto a la elección para renovar al Congreso local veracruzano, los números marcan la misma tendencia; Morena arrasó y será mayoría; de hecho, hasta el más reciente corte del PREP, la oposición sólo ganó el distrito 16, con Indira Rosales; en el resto –29 distritos–, la 4T arrasó.
Por primera vez en su historia, México tendrá a una mujer en la Presidencia; y Veracruz a una gobernadora.
La fórmula de la oposición falló en Veracruz, al igual que en casi todo el país.
En la guerra de encuestas, Rocío Nahle habló durante toda la campaña de una ventaja de dos dígitos; en el mejor caso para Morena, de 30 puntos de ventaja. La oposición se esforzó por plantear un escenario de empate técnico en el imaginario colectivo y ganó espacios mediáticos, pero el tiempo le dio la razón a la abanderada de la coalición “Sigamos Haciendo Historia en Veracruz”.
Para encontrar una diferencia tan grande entre primero y segundo lugar en una elección por la gubernatura de Veracruz habría que remontarse a 1992, hace más de 30 años, en tiempos de la hegemonía priista, cuando Patricio Chirinos logró más del 73 por ciento.
En esta ocasión, con tan contundente resultado, con la amplísima ventaja de Morena-PVEM-PT-FxM en la elección veracruzana, es casi imposible que la oposición argumente irregularidades que hagan pensar en un fraude.
La candidata presidencial de la alianza opositora, Xóchitl Gálvez, reconoció el resultado adverso; y lo mismo hizo el abanderado de PAN-PRD-PRI, José Francisco Yunes, quien cerró así esta página de su trayectoria política.

@luisromero85