Al día siguiente del tsunami / Gustavo Filobello Niño

Al día siguiente del tsunami
LAE Gustavo Filobello Niño
Filomedios

Cuando nos pegan terremotos, huracanes, tornados o incendios, hay que revisar todo, dimensionar el tamaño del impacto, ver quienes la libraron y quienes no y, en especial evaluar si tomaron las medidas de prevención necesarias para evitar el menor daño posible.

Como sucede con estos impactos, la avalancha de votos por Morena arrasó todo a su paso, pero a diferencia de los fenómenos naturales que pegan en regiones específicas del país, la paliza política fue en todo México.

De cada 10 votos, 6 fueron para Morena y los suyos y 4 se dividieron entre los opositores MC y Fuerza y Corazón por México.

Ya veremos cómo ejercerán el poder Claudia Sheinbaum y Rocio Nahle en el país y en Veracruz con tamaño poder político que recibieron, aunque todos sabíamos que de ganar, seguirán por la “construcción del segundo piso de la 4T”. Que nadie se sorprenda.

Después del tsunami morenista, quienes deben hacer la revisión profunda de sus manuales de prevención de desastres son los derrotados, en especial los del PRI, PAN y PRD, porque el éxito tiene padres y el fracaso es huérfano.

¿Dónde quedaron los votos de quienes dijeron estar con ellos?

¿Dónde quedaron los votos de los asistentes a sus eventos, los que usaron sus banderas, gorras y playeras?

Es triste el papel de las encuestadoras que daban el triunfo a los opositores aun en las encuestas de salida. Pero es más triste ver que los perdedores, aun sabiendo lo contrario, salieron a decir que habían ganado no solo la presidencia, sino los estados, en especial Veracruz.

¿Quién de ellos se hace responsable de estos pésimos resultados? ¿Dónde están los líderes de sus partidos, nacionales, estatales y locales? No sabemos, pero a partir de septiembre la mayoría de ellos ya tiene su huesos en los Congresos. Ellos sí ganaron.

Pero esto ya lo habíamos vivido antes.

En los años 70´s había un solo partido, el PRI, que concentraba todo el poder en el Presidente de la República incluidos de facto al Legislativo y el Judicial así como los gobiernos de los estados. Ese régimen político conocía y utilizaba todos los recursos disponibles para conservarlo y ejercerlo.

Hoy, quienes nos gobiernan y volvieron a ganar, se formaron en esa época. Y vaya si lo aprendieron bien.

¿A poco no lo sabían Alito, Marko y Jesús?

¿O usted qué opina?