Sin nerviosismo por nuevo gabinete / Silverio Quevedo Elox

Sin nerviosismo por nuevo gabinete

Silverio Quevedo Elox / En la mira 

Algunos de los colaboradores nombrados pudieran entrar en la zozobra de no verse mencionados o sentir que no serán llamados por la gobernadora electa, Rocío Nahle para el sexenio 2024-2030. Lo cierto es que la mesura y la exigencia que conllevan a integrar un equipo de trabajo que está por encima de cualquier decisión trastocada por la amistad o el favoritismo.
Este lunes sumó el cuarto nombramiento con la ingeniera ambiental, Luz Mariela Zaleta Mendoza, para integrarse como la próxima titular de la Secretaría de Medio Ambiente (SEDEMA) en el estado de Veracruz.
La lealtad y actitud es importante, pero de igual forma las características que muestre cada uno de los futuros integrantes del gabinete, desde un perfil profesional y de servicio como en calidad humana.
Hay quienes encartan y descartan y así se la pueden pasar, difundiendo una y otra lista hechiza del gabinete, la verdad es que la única que toma las decisiones es la gobernadora electa y quien espera primero la respuesta a la invitación, seguridad y compromiso para lo que van a servir, y luego, el anuncio de incorporar a su equipo de sus futuros colaboradores.
Así, nadie puede dar por descartado a alguien porque solo quien va llevar las riendas del estado habrá de decantarse por alguien según los perfiles y lo que los filtros piden en cada área para llevar un buen gobierno.
De esta forma, se puede pensar en nombres que aún no surgen, en los anuncios que paulatinamente se están dando, como un Esteban Ramírez Zepeta, Rodrigo Calderón o el mismo diputado Javier Cazarín. La lista de los inquietos, podría extenderse al diputado federal electo, Zenyazen Escobar o al procurador del Medio Ambiente, Sergio Rodríguez, pero todo a su tiempo, como marca el librito.
Y es que a decir de sus cercanos, en la mayoría de las reuniones de trabajo, cónclaves estratégicas en campaña, la base de su equipo de trabajo eran estos personajes.
Pero no quiere decir que por ello tendrán los mejores lugares sino en un sitio estratégico y donde den lo mejor de sí para lo que el estado necesita.
A Cazarín, por ejemplo, cuyos seguidores se han puesto muy nerviosos, y ya hasta le han inventado que anda en la Ciudad de México buscando chamba, tiene un espacio seguro. Esos dicen los biógrafos cercanos a la futura titular del Poder Ejecutivo en Veracruz.
Pero a Gómez Cazarín, de cuyo trabajo no queda duda, y de los pocos que se enfrentó a los adversarios, como tirios y troyanos, sacando la casta por defender el proyecto de la 4T y a Nahle García, se le baraja en al menos tres áreas diferentes.
De estas, se revisa minuciosamente cada una para saber en dónde estaría mejor ubicado y con mayor rendimiento, y junto con el resto de los “grandes” hacerse en el mejor gabinete.
Una ventaja es que ahora todo sale desde una sola mesa con una responsable que tomará decisiones y les exigirá resultados directamente a cada uno de ellos.
Diferente a otras condiciones donde se han tenido que aceptar recomendaciones del altiplano o de otros sectores o políticos, como en el sexenio que languidece.
Porque finalmente aquí es ella quien espera resultados concretos y deberán rendirle cuentas solo a quien llevará a partir del 1 de diciembre las riendas del estado.
En política, hay quienes estando dentro están fuera, y quienes estando fuera, siempre han estado dentro.