¿El fin de la alianza opositora? / Hora cero

Hora cero

¿El fin de la alianza opositora?

Luis Alberto Romero

Todavía no superan el impacto del resultado adverso en las elecciones del 2 de junio del presente año, cuando la oposición veracruzana, PAN, PRI y MC, deben afinar la estrategia para el proceso en puerta: la renovación de los ayuntamientos de 2025.

2024 fue un año catastrófico para la oposición en la entidad: no sólo perdieron 29 de los 30 distritos en disputa, sino que la votación se desplomó para los partidos que integraron la alianza opositora: en la contienda por la gubernatura, Acción Nacional pasó de un millón 46 mil votos en 2018, a 641 mil en 2024; y el PRI, de 405 mil a 371 mil sufragios.

Disminuida a su mínima expresión, la oposición enfrentará el proceso por las presidencias municipales del próximo año.

Si 2021 fue un mal año para los partidos opositores a la 4T, 2025 podría ser aun peor.

En el proceso local de 2021, la oposición ganó únicamente 4 distritos; tres años después, sólo en Boca del Río logró levantar la mano.

En las municipales de 2021, la alianza PAN-PRD-PRI contabilizó 21 triunfos electorales, más 13 del PAN en solitario, más 22 del PRI y 5 del PRD.

Ese año, la coalición integrada por Morena, PVEM y PT logró 69 ayuntamientos, más 18 de Morena en solitario, más 10 del Partido Verde y 6 del PT.

La tendencia marca un evidente desplome en los logros y en el nivel de la votación de la maltrecha oposición en la entidad, de tal manera que el escenario rumbo al siguiente proceso no podría ser peor.

Más todavía: da la impresión de que tanto en el PAN como en el PRI, las dirigencias estatales carecen de rumbo y estrategia.

Luego de la derrota del 2 de junio, tanto Adolfo Ramírez, del PRI, como Federico Salomón, del PAN, parecen agazapados; ninguno de los dos dirigentes partidistas ha emitido un pronunciamiento sobre el futuro de sus respectivas fuerzas políticas

Al interior de Acción Nacional han llamado la atención las voces de dos cuadros destacados: el senador Julen Rementería, cuyo grupo fue excluido del reparto de las posiciones en 2024; y el diputado local Enrique Cambranis, quienes expresaron opiniones en el sentido de que el albiazul debe olvidarse de la alianza con el Revolucionario Institucional.

Probablemente tengan razón: no hay en la política nacional un partido que enfrente tanto desgaste y tanto rechazo social como el PRI.

Fuera de esas expresiones, y del rechazo de los diputados panistas electos a la supuesta persecución de la futura gobernadora contra el virtual senador por el PAN, Miguel Ángel Yunes, en esta fuerza política no hay más.

En esas condiciones, con un PRI muy mermado; y un liderazgo del PAN más preocupado por los procesos penales en contra que por la reorganización partidista desde las bases, la oposición enfrentará las elecciones de 2025 por la renovación de los ayuntamientos. Veremos cómo les va.

@luisromero85