Yunes Márquez Acorralado / Silverio Quevedo Elox

Yunes Márquez Acorralado

Silverio Quevedo Elox / En la mira

Parece que al ex alcalde de Boca del Río, ex candidato a la gubernatura y senador electo de primera minoría, Miguel Ángel Yunes Márquez se ha convertido en el rey de las excusas, pero al que se le acabaron los pretextos, para evadir a la justicia.

A esto se le suma una ayudadita que se presume le están dando las autoridades judiciales al no tomar en cuenta que su proceso viene desde el 2021, y suma ya seis citatorios, pues el mes de junio ha sido requerido en 2 ocasiones sin que haya asistido.

La primera cita de Yunes Márquez en Pacho Viejo fue el pasado 14 de junio y el exalcalde no llegó. La segunda audiencia programada para el 21 de junio, argumentando el problema de salud en la espalda también fue ignorada. El tercer llamado lo hizo el juez de Control Oscar Lozada Hernández quien resolvió que el panista Yunes Márquez deberá comparecer a través de una videoconferencia, el próximo jueves 11 de julio.

Con esta serían cuatro ocasiones en que el juez lo cita a comparecer en este año y que hace caso omiso justificando temas de salud. Se le agregan las dos primeras citas que le hicieron llegar en el 2021 del mismo juzgado para enfrentar una denuncia por delitos de fraude y falsificación de documentos.

En un análisis de la situación de Yunes Márquez lo comparan con el síndrome del avestruz a fin de esconder la cabeza para no ver y no saber, aunque tenga el cuerpo completamente de fuera.

Y es que ni al ex titular de la FGR, Jesús Murillo Karam ni a Elba Esther Gordillo cuando estuvo presa con problemas muchos más graves de salud se le tuvieron tantas consideraciones.

Hay quienes también lo han comparado con la anécdota del ex presidente Vicente Fox que ante la entrega y disposición que mostró con Estados Unidos y con Gran Bretaña, cuando le pidieron el voto de México ante la ONU para invadir Irak, al ver la gravedad del tema, Fox optó por hacerse el enfermo de la “columna” y se internó en el hospital militar sin atender la llamada ni siquiera al entonces presidente norteamericano, George Busch.

Yunes ha decidido pasar por enfermo que pasar la denigrante situación para el superior ego de estar en un juzgado, argumentando distintos justificantes médicos que ya no son creíbles. Menos, cuando en los mismos días exhibieron en redes sociales su presencia en instalaciones deportivos del llamado Pádel, jugando con sus amigos, y quien fuera exhibido por Javier Duarte desde el reclusorio.

Lo extraño es que según los dichos de su abogado, este personaje argumenta de acuerdo al escrito entregado al juez, que no puede hacer recorridos por más de 45 minutos permaneciendo sentado, sin embargo, -relata en nota en Imagen del Golfo el periodista Jair García- admitió que viajó a la Ciudad de México para una nueva valoración con otra doctora.

Por si fuera poco, ha presentado otro justificante médico con sello de la Ciudad de Querétaro , y entonces el cuestionamiento surge en torno a que no pude acudir a Xalapa a dar la cara pero sí pudo trasladarse hasta Querétaro, salvo que la consulta también haya sido virtual.

Lo que es cierto es que cuando muchos que estaban expectantes para ver que sucedía con los agravios insultos y ofensas hechos sin prudencia ni freno contra el presidente Andrés Manuel López Obrador a pesar de que en política se puede justificar, parece que la lumbre les está llegando cerca.

Y aunque el senador electo de Morena, Manuel Huerta asegura que la Fiscalía se ha tardado en llamarlos a cuentas por las acusaciones de malos manejos de recursos en sus encargos públicos, la verdad es que algo se ha desencadenado o destrabado que ahora la justicia parece alcanzarlos.

Y es que quien no interprete que en las mañaneras les han mandado mensajes entonces se resisten a escuchar los mismos.